Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconLa gran aventura de mi vida
line break icon

Hay algo de eternidad en la Navidad

© Don O'Brien / Flickr / CC

Navidad

Claudio de Castro - publicado el 25/12/14

Escuchas la voz de Dios y comprendes que la felicidad está en dar

Aquella mañana, como cada año, mi papá celebró con nosotros la Navidad. Era hebreo, pero en su mirada se descubría que le llegaba al corazón tanta felicidad. Temprano, casi de madrugada, nos levantamos a buscar nuestros regalos bajo el arbolito. Y corríamos a despertar a nuestros padres. 

 —¡Llegó la Navidad!— exclamábamos felices, mientras abríamos nuestros presentes.

Aún me veo sentado, cerca de  mis hermanos, junto al nacimiento,  al lado de mi papá, cantando villancicos.
Su mirada, aquella ilusión, se grabaron en mi alma. Cuando lo pienso comprendo el sentido maravilloso de la Navidad.  Compartir en familia las alegrías, la esperanza, la fe. Vivir la pureza del corazón, la sencillez, la oración, el amor de Dios. 

Hay algo de eternidad en la Navidad. Hay en ella un sentido profundo de humildad y silencio. Presencia de Dios hecho hombre.

Un don se nos da, una gracia inmensa. Y perdura para siempre. 

Por nosotros, nuestros padres y abuelos… nuestros hijos, y los hijos de sus hijos. Dios ha venido y nos trae la salvación.   
Todo en Él es gozo y alegría. Sencillez y dulzura. Paz y serenidad.

Dios busca lo pequeño, y permanece oculto a los corazones que anhelan la grandeza. “Pero tú, Belén Efrata, aunque eres la más pequeña entre todos los pueblos de Judá, tú me darás a aquel que debe gobernar a Israel; su origen se pierde en el pasado, en épocas antiguas” (Mq  5, 1). 

Hay algo maravilloso en la Natividad , que te mueve a la contemplación. La adoración. El agradecimiento. 

Escuchas la voz de Dios. Padre que te dice: “Compartirás tu pan con el hambriento. Los pobres sin techo entraran a tu casa, vestirás al que veas desnudo y no volverás la espalda a tu hermano”. (Is 58, 7) Y comprendes que la felicidad esta en dar, en vez de recibir.

Señor, enséñanos. Que podamos ser generosos y buenos. Perdona nuestras muchas faltas y danos la paz. Haz que amemos como Tú quieres. Y que este pequeño hijo tuyo, que ha de nacer esta Navidad, permanezca siempre en nuestros corazones. Amén. 

Tags:
navidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.