¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El demonio quiere sangre de inocentes, quiere violencia y miedo…

© Public Domain
Comparte

El exorcista de la diócesis de Rancagua (Chile) advierte contra los peligros del esoterismo

Acudir a supuestos brujos o brujas y la práctica de ritos esotéricos son conductas que han  ido en aumento en Iberoamérica, con consecuencias nefastas y mortales en algunos casos. La superstición, la sugestión, el miedo y la ignorancia juegan un rol esencial en esta tendencia que muchos medios de comunicación difunden con morbo u ofertan en su sección de avisos pagados.

“La confusión, necesidades e ignorancia es aprovechada por los promotores de esta nueva corriente ecléctica para sacar suculentas ganancias en desmedro de los bolsillos de sus ingenuos  clientes”, señala el sacerdote chileno Luis Escobar Torrealba.

Escobar, exorcista de la diócesis de Rancagua en Chile, agrega que la gente acostumbrada al consumismo y satisfacción inmediata de sus necesidades busca en brujos y magia soluciones rápidas. “Se trata de no hacer otro esfuerzo que no sea poner el dinero para… separar o unir parejas, amarrar el amor, comprar la buena suerte, sanarse sin ir al médico, anular enemigos, encontrar trabajo, alejar las malas vibras, etcétera. Hay para todo y es impresionante cómo incluso cristianos  le dan la espalda al evangelio cayendo en la idolatría construyéndose un dios a su medida”.

El sacerdote Escobar, por su labor, tiene información de primera fuente sobre las consecuencias que estos actos acarrean para las personas y recordó que en días recientes en su región una niña de siete años “falleció víctima de un ritual con características esotéricas impulsado por la superstición, la sugestión, el miedo y la ignorancia” (pulse para leer la noticia).

¿Cuántos casos más ocurren a diario, que permanecen impunes?, se pregunta el sacerdote, y cita entre las posibilidades: “Consagración de bebes al demonio. Brujos que entregan a sus  parientes al enemigo para hacerles heredar sus poderes. Sacrificios humanos que  quedan en la oscuridad… estructuras sociales de muerte que surgen como  espejismos de bienestar en un mundo que se sumerge en las tinieblas del error”.

En este contexto del diálogo, Portaluz preguntó también a Escobar…

– ¿Cómo sugiere prevenir estos riesgos que señala?

Jesús es el sol que viene de lo alto para iluminar a los que viven en tinieblas y sombras de muerte. Él es el Camino, la Verdad y la Vida, quien lo ve a Él ve al Padre, quien va de la mano  de Cristo no se confunde, sino que sana y es liberado hasta de la misma muerte.

– ¿Algún consejo práctico para enfrentar lo esotérico?

Hoy urge con más fuerza anunciar el Evangelio, para que quienes han perdido la  esperanza la recuperen, los que están enfermos se sanen y los oprimidos sean liberados. La  superstición es un pecado y con el abrimos la puerta al enemigo  en nuestra vida y nos hacemos esclavos  del miedo y de quienes administran las fuentes que alimentan la idolatría de la creatura.  Un cristiano ama y el amor es el único antídoto contra Satanás, no lo soporta. El que ama nunca le hará daño al otro, siempre buscará defender la vida, y procurará salvar en el amor al otro, porque Dios es amor. Mientras que la superstición nos hace perder lo esencial de la vida: el gozo de vivirla y además nos hace ciegos  ante la belleza  de Dios que se manifiesta en lo cotidiano de la existencia.

– ¿Quién gana con la acción de brujos y esotéricos?

El demonio quiere sangre de inocentes, quiere violencia y miedo…

– ¿Es una urgencia eclesial enfrentar esta realidad?

Como Iglesia tenemos la responsabilidad de disponer todo lo bueno para  estos nuevos paralíticos, ciegos y leprosos que necesitan ser sanados por Jesús; necesitamos la fe  de la mujer cananea que cruza fronteras para llegar a rogar por su hija, aquella que no escatima  arriesgarse socialmente para estar en la presencia  del Señor, aquella que no  teme la  descalificación social por acercarse a Cristo, pues ella sabe que  es el único que puede sanar a su hija.

Una Iglesia que cruza fronteras, que no tema a  la descalificación social que hace el mundo, una iglesia que  no le teme al poder político, una iglesia que no le teme a la muerte ni a la persecución porque se siente amada… Una iglesia que no teme perder puestos de privilegio por salvar a sus hijos e hijas.

Todos los bautizados somos la Iglesia y a todos nos toca renovarnos y ser de aquellos que se aman y que le  dan una buena noticia al mundo y que por esa noticia y por esa  experiencia, se convierten. Bendito el hombre que confía en el Señor y pone su confianza en Él. Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia  la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes.

Artículo publicado originalmente por Portaluz

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.