Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 15 octubre |
Santa Teresa de Jesús
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Sin la mujer, no hay futuro para el hombre

© Paul J Everett

Familia Cristiana - publicado el 09/10/14

Si algunas sociedades han desarrollado el “miedo a la maternidad” es debido, en buena parte, a que no la conocen

La mujer tiene entre sus manos un “poder” insustituible para que permanezca la vida humana en el mundo: su apertura a la acogida, al amor, al servicio.

Esa apertura se vive de modo especial en la maternidad. Ser madre implica una invitación que afecta a la mujer en todas sus dimensiones: física, psicológica, espiritual.

Cuando inicia el embarazo, el cuerpo de la mujer acoge los mensajes que lanza el hijo para asegurar su propio bienestar. El embrión, en cierto modo, “gestiona” a su madre. A la vez, el hijo depende en todo de su madre, de lo que hace, de lo que toma, incluso de lo que siente.

La psicología materna también entra en el mundo del hijo. No es lo mismo llevar adelante un embarazo entre esperanzas y alegrías que llevarlo entre miedos y angustias. Los estudios sobre esta temática son recientes, pero no hacen falta muchas pruebas para convencerse de esto.

El influjo espiritual llega mucho más lejos. La madre que recibe al hijo como un regalo, como una señal de amor, como una esperanza, como una tarea que comparte con su esposo, penetra, de un modo íntimo, en el corazón del hijo, y recibe ella misma un influjo desde la vida que inicia gracias al cariño materno y paterno.

Si algunas sociedades han desarrollado el “miedo a la maternidad” es debido, en buena parte, al hecho de que no conocen esa maravillosa vocación humana a la acogida y a la entrega de uno mismo para el bien del otro. Acogida y entrega que llegan a niveles casi sublimes en la experiencia de la maternidad y de la paternidad.

nota2bOtras veces nos sorprende la presión continua de grupos ideológicos que buscan destruir o marginar la apertura al amor propia de la mujer. Promueven la difusión de métodos anticonceptivos y el acceso a los mismos como un camino para “liberar” a las mujeres de pesos que las atarían, en el pasado, a la “pesada carga” de los hijos, según dicen.

Otros grupos han llegado a defender el “derecho” al aborto, a ese acto homicida que destruye la vida de un hijo, como si fuese una “solución” para casos de emergencia. Otros, ante el silencio de no pocas asociaciones que se atribuyen el título de “feministas”, marginan o excluyen a las mujeres que desean tener hijos, incluso impidiéndoles contratos laborales.

Divulgar y promover este tipo de ideas lleva a la destrucción del mundo. Porque las sociedades que no saben amar al hijo y que no valoran la generosa donación de la mujer en la maternidad no pueden madurar en el bien ni en la justicia. Serán sociedades anquilosadas. Muchas veces, darán mayor importancia al placer que a la responsabilidad, a los bienes materiales que a la vida, a la salud y belleza física que a la grandeza de alma.

En sociedades así no hay esperanza. Poco a poco apagan la vida y ahogan la alegría. El aumento del placer aparente y pasajero genera, a la larga, angustias escondidas y penas destructoras. Si el hombre y la mujer tienen una vocación constitutiva al amor, la pretensión de vivir para uno mismo y de renunciar a la entrega a los hijos en el matrimonio es avanzar hacia el fracaso y hacia la ruina de las personas y de los pueblos.

En las manos de hombres y mujeres de todas las razas, de todos los pueblos, de todas las religiones y de todas las clases sociales está la posibilidad de romper esquemas de muerte promovidos por pseudoprofetas del progreso, para promover un mundo donde el dinamismo femenino de la donación y la entrega genere sociedades abiertas a la vida, capaces de relanzar el futuro humano.

Sólo así algunos países mal llamados desarrollados recuperarán un dinamismo profundo que llenará las calles de bebés felices y de madres y padres decididos a gastar lo mejor de su tiempo y de sus vidas en la misión más hermosa: amar y transmitir amor a las nuevas generaciones humanas.

Artículo originalmente publicado por Familia Cristiana

Tags:
mujermundoser humano
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
2
Matrimonio cristiano
Besar la alianza cada día, la indulgencia especial de san Juan XX...
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
ROBOTICS
Macky Arenas
Estas son las profesiones que dominarán el futuro
5
MIDNIGHT MASS NETFLIX
P. Jonathan Mitchican
En lo que ‘Midnight Mass’ se equivoca y acierta sobre la fe catól...
6
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
7
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.