¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Oración a la Preciosísima Sangre de Jesús

© Public Domain
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

En la liturgia romana, después de la fiesta del Corpus, el mes de julio está dedicado a la Preciosísima Sangre de Jesús

En la liturgia romana, el mes de julio está dedicado a la Preciosísima Sangre de Jesús, una devoción poco conocida de origen flamenco que se remonta al siglo XI.

«Preciosísima Sangre», así se denomina a la Sangre de Cristo y la devoción ligada a ella rinde homenaje a sus virtudes salvadoras.

Por otro lado, numerosas congregaciones siguen esta devoción, como por ejemplos las adoradoras de la Sangre de Cristo, las hijas de la Caridad de la Preciosísima Sangre, las hospitalarias, misioneras y también las agustinas de la Preciosísima sangre. Todas ellas tienen en el centro de su espiritualidad la solicitud de caminar y vivir junto a aquellos que sufren.

En Jerusalén, la fiesta de tal devoción comienza con una misa solemne en la basílica de las Naciones de Getsemaní.

Presidida por el custodio de Tierra Santa, la celebración ha reunido este año a religiosos, religiosas y fieles venidos para ponerse bajo la protección de la Sangre de Jesús, como informa la Custodia de Tierra Santa en su web.

En la celebración, la oración universal ha implorado a Cristo que derrame su Preciosísima Sangre sobre todas las situaciones difíciles, para que nos llegue su cura, esperanza y paz. Una intención particular ha recordado a los cristianos de Irak y de Siria, que están viviendo en esto días una hora oscura en su historia.

En este mes de julio, Aleteia os propone la Nueva letanía a la Sangre Preciosa de Cristo, ordenada por el papa Juan XXIII:

Señor Jesucristo, que con tú Sangre limpias el pecado del mundo y nos mereces la salvación.
¡Sálvanos ahora y siempre!

Señor ten piedad. Cristo, ten piedad.

-Señor ten piedad. 

-Cristo, óyenos

-Cristo, escúchanos.

Dios, Padre Celestial, ten piedad.

Dios, hijo Redentor del mundo, ten piedad.

Dios, Espíritu Santo, ten piedad.

Trinidad Santa, un sólo Dios, ten piedad.

RESCÁTANOS (se repite en cada una)

-Sangre de Cristo, Hijo Unigénito del Eterno Padre.

-Sangre de Cristo, del Verbo de Dios hecho Hombre.

-Sangre de Cristo, de la Nueva y Eterna Alianza.

-Sangre de Cristo, caída en la tierra durante la agonía del Huerto.

-Sangre de Cristo, que corrió abundante durante la flagelación.

-Sangre de Cristo, vertida de la cabeza en la coronación de espinas.

-Sangre de Cristo, derramada en la cruz.

-Sangre de Cristo, precio de nuestra salvación. 

-Sangre de Cristo, con la cual hay redención de los pecados.

-Sangre de Cristo, bebida nuestra en la Eucaristía y baño de las almas.

– Manantial de misericordia

– Río de misericordia

– Lago de misericordia

– Catarata de misericordia

– Mar de misericordia

– Océano de misericordia

Sangre de Cristo

-Sangre de Cristo, victoria sobre el demonio.

-Sangre de Cristo, fuerza de los mártires.

-Sangre de Cristo, vigor de los confesores de la fe.

-Sangre de Cristo que engendra vírgenes.

-Sangre de Cristo, fortaleza de los que peligran.

-Sangre de Cristo, alivio de los que sufren.

-Sangre de Cristo, consuelo en la aflicción.

-Sangre de Cristo, esperanza del pecador.

-Sangre de Cristo, seguridad de los moribundos.

-Sangre de Cristo, paz y delicia de los corazones.

-Sangre de Cristo, prenda de la vida eterna.

-Sangre de Cristo, liberación de las almas del purgatorio.

-Sangre de Cristo, digna de toda gloria y honor.

-Nos has redimido, Señor, con tu Sangre.

-Y has hecho de nosotros un Reino para nuestro Dios

Oremos. Dios todopoderoso y eterno, que te aplacaste con la Sangre de tu Hijo Jesucristo, constituido Redentor del mundo. Al venerar esta Sangre Sagrada, líbranos de todo mal y danos la alegría del cielo. Amén

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones