Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Imágenes de la “Noche Blanca” a la espera de la canonización

Comparte

Roma fue un hervidero de peregrinos

La noche ha sido muy larga para los cientos de miles de peregrinos, especialmente jóvenes, llegados a Roma para la canonización de los dos Papas. Los peregrinos de habla hispana celebraron la vigilia de oración en los alredores de la Chiesa del Gesù, la sede de la Compañía de Jesús. La mayor parte de los peregrinos tuvo que pernoctar al abierto, en las calles adyacentes a la Via della Conciliazione, la gran avenida que conecta el Tiber y el Vaticano. Hubo un inesperado chaparrón de lluvia al amanecer.

Cientos de miles de personas desde este sábado se congregaron en las estrechas calles de los alrededores de la Basílica de San Pedro para orar, cantar o simplemente esperar la víspera de la canonización. Peregrinos llegados desde la Patagonia hasta los pueblos mas recónditos de Polonia, esperaron pacientemente su turno para acceder a la Plaza.

Peregrinos polacos que agitaban banderas con los colores rojo y blanco de la tierra natal de Juan Pablo II estuvieron entre los primeros en llegar a la plaza desde antes del amanecer. En cada vía se escuchan plegarias, cánticos y alabanzas.
 

Los latinoamericanos también se han organizado con comida y tiendas de campaña. Un grupo de ecuatorianos cantan a los papas alzando la bandera tricolor. 

 
Los cordones de seguridad impedían a los peregrinos de entrar a las zonas aledañas. Y no faltaron inconvenientes o malos humores. Cómo el repórter que agredió un guardia de la seguridad, o la familia polaca que, dividida por la multitud, conmovió a los encargados de la seguridad, cuando el esposo y los cuatro hijos del otro lado de la barrera extendían las manos para alcanzar a la mamá. Finalmente, ésta alcanzó su familia gracias a una maniobra de los voluntarios.
 
Vía del Mascherino, Via Puerta de Santa Ana y Via Cavalleggeri eran canales llenos de multitudes expectantes. Los periodistas y las personas del servicio fueron los primeros en ingresar en el recinto a las 4 de la mañana. Los 6000 sacerdotes encargados de repartir la comunión llegaron abriéndose paso entre la multitud. 

Os reunimos algunas fotos de estos inolvidables momentos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.