Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 21 septiembre |
San Andrés Kim y compañeros mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

La cuesta de enero, más suave con esperanza

WEDDING

Saltodemalta - Shutterstock

Monseñor Jesús Sanz - SIC - publicado el 10/01/14

Mejor que festejos y jolgorios cíclicos que terminan caducando es una alegría que llena de paz

Tiene fama la cuesta que más trabajo cuesta subir. Es una pendiente con doce meses por delante, que aunque es cuesta arriba amenaza con precipitarnos.

Uno la comienza con una fatiga que tiene forma de resaca, precisamente porque la holganza de unos días especiales ha debido poner inevitablemente su punto final.

De hecho, hay personas que sufren un particular síndrome que llaman postvacacional. Y la gente se amurria quedándose gacha simplemente porque así lo dicta el calendario que ve ininterrumpidamente sus hojas pasar.

Cabe toda la comprensión hacia situaciones que son tan reales como frecuentes en no pocas personas. Pero el tema de un verdadero agobio gacho y amurriado no es el de la gente gustosa de que el paréntesis navideño no termine tan pronto o que no se precipite en la cuesta de enero.

El caso realmente duro y difícil es el de quien no tiene tregua, quien vive de continuo en esa situación de enero costoso y cuesta arriba.

Sus lágrimas no vienen de la nostalgia sentimental de unas fiestas perdidas, sino de que hace ya mucho tiempo que no hay nada que celebrar.

La lista se haría muy prolija y deprimente entre gente vapuleada por la soledad de no saberse por nadie querido ni esperado, la falta de sentido en sus vidas cuando todo ha perdido su color y su encanto, el miedo ante un futuro que se te impone como un negro presente imposible de esquivar, la pérdida del trabajo en la peor edad o el no haber podido estrenarlo todavía a pesar de los años.

Y todo esto se envuelve en medio de una esperanza perdida, un amor herido y una fe debilitada.


Commonspace Syracuse New York

Te puede interesar:
Soledad: una vieja forma de resolver este problema contemporáneo

Pinta así cada enero para tanta gente, para demasiada. Mientras, nos disponemos a desmontar el envoltorio festivo de unos días que volvieron a caducar.

Hay que sacar de nuevo las cajas donde guardar guirnaldas vistosas, luces multicolores, árboles adornados para la ocasión, y el propio nacimiento del Belén que pasó.


CHRISTMAS ORNAMENT

Te puede interesar:
Oración para quitar los adornos de Navidad

Con lo cual, el ambiente friolero de esta época del año se torna gélido para afrontar lo que nos estaba esperando a la vuelta de la esquina con todas las cuitas y todas las fechas pendientes que reclaman una luz, una razón de ser, un camino por el que poder seguir, una esperanza que tenga nombre y credibilidad, un amor que nos se nos muera en gesto sentimental, y una fe que nos haga fuertes para seguir creyendo y luchando sin par.

De esto habla el mensaje cristiano que no sabe de festejos y jolgorios cíclicos que terminan caducando, sino de una alegría que llene de paz el corazón y las maneras, de unas ganas de seguir en pie y caminando la aventura de la vida, de una convencida decisión de perdón y diálogo mirando al Señor que nos perdonó y no dejó de dialogarnos su Palabra.

No hay credencial de creyente para evitar el trasiego de estos días que se empeñan en aparecer como aciagos.

Los cristianos tenemos los mismos retos que desafían a todos los humanos, nos cansamos, sentimos pesar y nos equivocamos. Pero no podemos dejar de esperar, no sabemos hacerlo.

Porque tiene razón el corazón cuando en él palpita nada menos lo que Dios ha puesto como pálpito haciéndonos rebeldes ante la resignación y dóciles ante la gracia que como buena noticia nos acompaña llenando de esperanza nuestra mirada y de audacia las andanzas que nos empujan a seguir construyendo el mundo que Dios soñó.

Así tiene sentido decirnos lo que nos hemos dicho de mil modos estos días: feliz año nuevo, porque lo deseamos gozosamente estrenado y que en todos sus tramos esté henchido de la paz y del bien que el Señor nos ha dado.

Artículo publicado originalmente por SIC

Tags:
cristianismoesperanzafiestas

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
3
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
6
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.