Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 14 mayo |
San Matías
home iconDesde Roma
line break icon

La Navidad de Bergoglio, la de Francisco…

© DR

Alver Metalli - publicado el 29/12/13

Dónde, cómo y con quién la pasaba el entonces arzobispo de Buenos Aires

El horario de la misa natalicia coincide o casi, minuto más minuto menos; la Misa del Gallo”, como se conoce popularmente, Bergoglio solía celebrar a las 21 horas en la catedral de Buenos Aires, como lo hizo en la noche de Navidad en la Basílica de San Pedro. Salvo por el horario, el resto ha sido todo distinto, como destaca la periodista Silvina Premat en el periódico argentino La Nación recordando las últimas Navidades de Bergoglio como cardenal. Empezando por los invitados. “En los últimos años Bergoglio ha compartido la Nochebuena con Claudio Epelman, director del Congreso hebreo latinoamericano y Alberto Zimerman, protesorero de la Delegación de las asociaciones israelitas argentinas (DAIA)”.

Terminada la Misa los invitados y sus consortes acudían desde la primera fila a la sacristía, invitados por el cardenal Bergoglio a tomar “una modesta cena: bebidas y sándwiches de queso sin jamón para respetar las costumbres judías”. Allí tenía lugar el brindis navideño. “Era todo muy sencillo”, recordó Epelman, cuya relación con Bergoglio se remonta a la Conferencia de Aparecida, en 2007, cuando en la ciudad brasileña se reunieron los obispos de América Latina para la V Asamblea general. Destacar que el director de del Congreso judío era el único observador judío invitado a las ponencias, que el porpio Bergoglio presidió en la fase conclusiva, la de la redacción del documento final. Epelman contó a la periodista argentina que fue después a la catedral a saludarlo en Navidad del 2007. “El año siguiente, recordó, pocos días antes de Navidad, hablamos por teléfono y él me dijo: “Imagino que vendrás este año, ¿no?”. Y fue. Y a él se unió también Zimerman, de la DAIA.

Sobre la última Navidad de Bergoglio en Buenos Aires, en 2012, está la homilía que en estos días circula por los medios de comunicación argentino y también el testimonio del rector de la catedral.

De la primera se puede destacar la brevedad: 51 líneas, poco más de 600 palabras dedicadas sobre todo a comentar la cita evangélica del “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón”. “Un mensaje, añadió Bergoglio, que después de veinte siglos continua teniendo validez ante la petulancia, la prepotencia, la suficiencia, la agresión, el insulto, la guerra, la desinformación que desorienta, la difamación y la calumnia”. El sacerdote Alejandro Russo, que tiene a su cargo la catedral metropolitana, recuerda que el arzobispo invitó también a cuatro señoras que colaboraban habitualmente con los sacerdotes del templo. “Prepararon arroz con gambas, matambre de pollo, huevos rellenos y ensalada. Comieron helado de postre y brindaron con champagne”.

Sobre como pasó el día de Navidad las versiones se dividen y el misterio es más denso. Su rostro y su voz se podían ver y escuchar en la radio y la televisión del arzobispado, Canal 21, pero sobre donde estaba el Bergoglio de carne y hueso, la periodista de La Nación ofrece el testimonio de una persona cercana al arzobispo que no quiere ser identificada. “Sabemos adonde fue para el lavatorio de pies el Jueves Santo pero no sabemos donde fue el 25. Contó que no estuvo en casa y que pidió que la Misa del día de Navidad la celebrase el vicario general. “Después supimos que fue a una cárcel a visitar a los presos, a un hospital a visitar enfermos o a cualquier barrio pobre”.

“Pocos sabían” revela Silvina Premat, que Bergoglio cada 25 de diciembre visitaba, como todos los domingos de Pascua, a los sacerdotes ancianos o enfermos que viven en la casa sacerdotal en el barrio Flores, donde él mismo se había reservado una habitación para cuando se jubilase como arzobispo”. A algunos les llevaba imágenes con una frase, a otros les entregaba una carta personal, a otros botellas de vino o un cerdo o cualquier plato de carne que el cocinero preparaba para ese día”.
La reserva de una habitación para sí mismo, por lo que sabemos, Bergoglio no la ha cancelado.

Artículo publicado originalmente en italiano en el blog Terre D'America

Tags:
bergoglionavidadpapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
3
Philip Kosloski
5 revelaciones sorprendentes del «tercer secreto» de Fátima
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
5
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.