Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: La esperanza cristiana no es optimismo, es Jesús

ANDREAS SOLARO

Radio Vaticano - publicado el 09/09/13

Homilía de hoy en la Casa Santa Marta

La virtud de la esperanza – quizás menos conocida que la de la fe y la caridad– nunca debe confundirse con el optimismo humano, que es una actitud más relacionada con el estado de ánimo. Para un cristiano, la esperanza es Jesús en persona, es su fuerza de liberar y volver a hacer nueva cada vida. Lo afirmó esta mañana el Papa Francisco en la homilía de la Misa presidida en la Casa Santa Marta.

La esperanza es “un don” de Jesús, la esperanza es Jesús mismo, tiene su “nombre”. Esperanza no es la de quien consigue ver el “vaso medio lleno”: eso es sencillamente “optimismo”, y “el optimismo es una actitud humana que depende de muchas cosas”. La homilía matutina del Papa Francisco se apoya al principio en esta distinción. El punto de partida viene de la Carta en la que Pablo escribe a los Colosenses “Cristo en vosotros, esperanza de la gloria”. Y sin embargo, objeta el Papa, “la esperanza es una virtud de segunda clase’”, la “virtud humilde” si se la compara con las más conocidas de la fe y de la caridad. Por esto, puede suceder que se la confunda con un sereno buen humor:

“Pero la esperanza es otra cosa, no es optimismo. La esperanza es un don, es un regalo del Espíritu Santo y por esto Pablo dirá: ‘Nunca defrauda’. La esperanza nunca defrauda, ¿por qué? Porque es un don que nos ha dado el Espíritu Santo. Pero Pablo nos dice que la esperanza tiene un nombre. La esperanza es Jesús. No podemos decir: ‘Yo tengo esperanza en la vida, tengo esperanza en Dios’, no: si no dices: ‘Tengo esperanza en Jesús, en Jesucristo, Persona viva, que ahora viene en la Eucaristía, que está presente en su Palabra’, no es esperanza. Es buen humor, optimismo…”.

Del Evangelio, el Papa Francisco toma el segundo punto del día. El episodio es aquel cuando Jesús cura en sábado la mano paralizada de un hombre, suscitando la reprobación de escribas y fariseos. Con su milagro, observa el Papa, Jesús libera la mano de la enfermedad y demuestra “a los rígidos” que la suya “no es la vía de la libertad”. “Libertad y esperanza van juntas: donde no hay esperanza no puede haber libertad”, afirma el Papa Francisco. Que añade: “Jesús libera de la enfermedad, del rigor y de la mano paralizada a este hombre, rehace la vide de ambos, la hace de nuevo”:

“Jesús, la esperanza, hace todo nuevo. Es un milagro constante. No sólo ha hecho milagros de curación, muchas cosas: esos eran sólo signos, señales de lo que está haciendo ahora, en la Iglesia. El milagro de hacer todo nuevo: lo que hace en mi vida, en tu vida, en nuestra vida. Hacer nuevo. Y esto que hace nuevo Él es precisamente el motivo de nuestra esperanza. Es Cristo el que hace nuevas todas las cosas más maravillosamente que en la Creación, es el motivo de nuestra esperanza. Y esta esperanza no defrauda, porque Él es fiel. No puede negarse a sí mismo. Esta es la virtud de la esperanza”.

Y aquí, el Papa Francisco dirige una mirada en particular a los sacerdotes. “Es un poco triste – admite – cuando uno encuentra a un sacerdote sin esperanza”, mientras que es bonito encontrar a uno que llega al final de la vida “no con optimismo sino con esperanza”. “Este sacerdote – continua – está unido a Jesucristo, y el pueblo de Dios necesita que nosotros sacerdotes demos este signo de esperanza, vivamos esta esperanza en Jesús que hace todo nuevo”:

“El Señor que es la esperanza de la gloria, que es el centro, que es la totalidad, nos ayude en este camino: dar esperanza, tener pasión por la esperanza. Y, como he dicho, no siempre es optimismo, sino que es la que la Virgen, en Su corazón, tuvo incluso en la oscuridad más grande: la tarde del Viernes hasta la madrugada del Domingo. Esa esperanza: Ella la tenía. Y esa esperanza ha hecho nuevo todo”.

Tags:
esperanzahomiliapapa franciscovirtud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.