Aleteia

Francisco denuncia pecado gravísimo de nuestros días

AFP PHOTO/ LLUIS GENE
El paro reduce a la pobreza a muchos españoles
Comparte
Comenta

El Pontífice ha improvisado un coral apelo a quienes hacen maniobras económicas poco claras...

“Quien por hacer maniobras económicas poco claras cierra fábricas, cierra el emprendimiento laboral, y quita trabajo a los hombres. Esa persona comente un pecado gravísimo”, aseguró el papa Francisco en su saludo dirigido a un grupo de trabajadores italianos presentes en la tradicional audiencia semanal en la Plaza de San Pedro este miércoles 15 de marzo de 2017.

El Papa dirigió un pensamiento especial a los cien trabajadores de “Sky Italia” que están por ser despedidos o transferidos, y les deseó que “la situación laboral pueda encontrar una rápida solución, en el respeto de los derechos de todos, especialmente de las familias”.

“El trabajo nos da libertad y los responsables de los pueblos, los dirigentes, tienen la obligación de hacer de todo para que cada hombre y cada mujer puedan trabajar y así poder tener la frente alta y mirar en la cara a los demás, con dignidad”, afirmó, sin hojas preparadas mirando a los trabajadores.

La multinacional de televisión privada por pago, Sky, se encuentra en negociación con los trabajadores que corren el riesgo de perder su trabajo. Los empleados estuvieron presentes en la audiencia del Papa en acuerdo con la Prefectura de la Casa Pontificia y la Secretaria de Estado.

Los trabajadores ilustraron el “delicado momento” al Papa.  200 personas corren el peligro de ser despedidas y 400 más de ser transferidos en varias partes de Italia, especialmente a Milán, donde de hecho se esperan sean enviados 300 empleados de Roma y 10 Cagliari. Situación que toca a oficinistas, técnicos y periodistas.

Aniversario de los Focolares 

En otro momento, el Papa también saludó a los participantes del Movimiento de los Focolares con motivo del 50 Aniversario de fundación y les exhortó a seguir el testimonio de la belleza de la familia nueva, guiados por la paz y el amor de Cristo.

Por último, saludo a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. En cuaresma, el tiempo litúrgico de preparación a la Pascua, auguró un acercamiento con Dios.

En especial invitó a los jóvenes a dejar los malos hábitos  “para obtener una mejor sensación sobre sí mismos” por medio de “la oración”.

Igualmente, se mostró cercano a los enfermos, especialmente “en el sufrimiento”. A los recién casados instó a prácticas las obras de misericordia y a vivir en su vida conyugal la apertura a las necesidades de los hermanos necesitados.

Temas de este artículo:
empresariopapa franciscoparopecado
Newsletter
Recibe Aleteia cada día