Aleteia

¿Por qué tocan las campanas?

© tatlin
Comparte
Comenta

Significados de una tradición cultural que esta a punto de perderse

La Comunidad de Madrid prepara un decreto para que las campanas queden fuera de las regulaciones de niveles de ruido de la ciudad. Se quiere así preservar de demandas una tradición y una cultura ancestral. ¿Qué cultura es esta? ¿Por qué tocan las campanas?

Desgraciadamente la fuerza de esta cultura y de esta manera de comunicarnos se va perdiendo. Son sonidos que nuestros abuelos conocía de memoria y que ahora nosotros difícilmente interpretamos y las próximas generaciones olvidarán.

Existen múltiples toques de campana, pero simplemente recordaremos los más comunes:

Toque de arrebato: Es un toque que asusta y alerta. Se trata de un toque en el que las campanas son tocadas a la vez y de forma muy rápida. Significa alerta ante algún peligro. Se avisaba así a la gente para que acudiera a socorrer y ayudar ante algún incendio o problema.

Toque de fiesta: Es un toque alegre. Las campanas tocan “a vuelo”. Se dejan voltear y volar para mostrar que estamos ante un día grande. Solía realizarse al llegar la Virgen o el santo en una procesión o en una fecha señalada como el Domingo de Resurrección.

Toque de difuntos: Es el toque que nadie en el pueblo quiere escuchar. Un toque lento y sobrecogedor. Es quizá el más reconocido. “Hay muerto” se suele decir nada más escucharlo. Se avisa así a la población del fallecimiento de algún vecino. Una característica, si el fallecimiento era de un hombre el toque finaliza con dos toques separados. Uno toque sólo si es una mujer.

Toque de gloria. Al igual que el de fiesta es un toque alegre. Se da cuando ocurre algo especial. La llegada del obispo, un nuevo Papa o algún acontecimiento de especial relevancia.

La tradición del toque de campanas sigue dándose en muchísimos pueblos y en algunos de ellos tienen especiales particularidades.

El toque de campanas no queda sólo en estos cuatro toques, es un lenguaje rico y universal. Existe un toque para el Ángelus, otro para las horas (los cuartos), para maitines, para el rezo del rosario, para la misa diaria, para la misa de domingo, para orientar en la noche, en la niebla o en nevadas, el toque de procesión, etc, etc…

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
arteculturaiglesia
Newsletter
Recibe Aleteia cada día