Aleteia

Perú: “De camino al cielo”, el último mensaje del peruano solidario con los damnificados

Facebook Luis Montalvo Heredia
Comparte
Comenta

Hay 25 muertos y más de 200.000 afectados en el país sudamericano debido a las intensas lluvias

Sin saberlo la noche anterior inició su camino al cielo. El médico de buen corazón partió para ayudar a los 277 damnificados, y las 1.689 personas afectadas que hasta el momento han dejado las inundaciones y huaicos (desplazamientos de tierra) que se han desatado en las provincias y distritos de la región Lima en Perú (los damnificados en todo el país superan los 200.000).

El hombre de blanco horas antes dejó en las redes sociales una señal, de que al parecer presentía que no regresaría del siniestro. “De camino al cielo”, escribió en su cuenta de Facebook, tras postear una foto de un paisaje nebuloso. El médico Luis Montalvo Heredia a bordo de una ambulancia comandaba la red Ricardo Palma de Huarochirí y se disponía a reemplazar al grupo de médicos de la zona.

Cuando ya tenía una hora y media de camino una avalancha de lodo y piedra los sorprendió. La camioneta donde viajaba se desbarrancó. Él se dirigía al distrito de Santiago de Tuna en Huarochirí para brindar asistencia médica a los pobladores que se encuentran en las zonas de difícil acceso.

Amor solidario

De inmediato en las redes sociales se calificó el hecho como insólito. Una buena persona había partido al cielo, decían algunos comentarios. Quizás sus palabras en aquel post se cumplieron, seguramente el buen médico ya descansa en el cielo. Mientras que en la tierra ha logrado dejar un gran ejemplo de entrega y amor solidario.

Luis Montalvo pretendía reforzar al equipo de médicos que no podían regresar por las constantes precipitaciones fluviales que se presentaban a cada instante en la zona, pero sin saberlo logró mucho más. Cargó con todo lo necesario en esa camioneta que nunca llegó a su destino, dejó la vida y entregó su buen corazón al servir a los demás.

Cumplir con su vocación de servicio sin importar el poner en riesgo su vida lo hizo caminar de frente al cielo. Y es que en las últimas semanas (Cañete, Huarochiri, y Canta) provincias de Lima, además de la Sierra sur (Huancavelica y Arequipa) y el norte de la costa peruana sufren los desastres de los fenómenos naturales que al país le ha tocado afrontar. De momento, los reportes oficiales indican que 25 personas murieron a raíz de las inundaciones y hay más de 200.000 afectados en todo el país. El joven médico se convierte así en un ejemplo extraordinario de que es posible ser solidarios.

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
damnificadosperuServiciovocacion
Newsletter
Recibe Aleteia cada día