Aleteia

“Eres bella y hermosa”: la catedral de Burgos

Comparte
Comenta

Obra cumbre del gótico español, en ella se encuentra, entre otras maravillas, el sepulcro del Cid

 

Cuando se inició la construcción de la actual catedral en tiempos del rey Fernando III de Castilla, hacia el 1221, ya Burgos había cumplido casi sus 200 años de haber sido declarada sede episcopal.

De hecho, fue en 1075 cuando Burgos, bajo la autoridad del papa Gregorio VIII, alcanzó tal dignidad, y el rey Alfonso VI mandó a construir entonces una iglesia catedralicia, dedicada también a la Virgen María, de la que hasta el sol de hoy, lamentablemente, no se ha hallado ni rastro, aunque hay constancia de que el monarca había donado, para su construcción, un palacio real y una pequeña iglesia.

Pero la “bella y hermosa” actual catedral de Burgos –como se lee, explícitamente, en su fachada-, si bien se comenzó a construir a inicios del siglo XIII, no fue terminada del todo sino hasta el XIX, y numerosas restauraciones fueron acometidas incluso en el pasado siglo XX.

Eso explica, junto a otras tantas variables, su riqueza estilística y la cantidad de sus tesoros artísticos, expuestos no sólo en las múltiples capillas de la catedral sino también en el museo catedralicio anexo.

En este video, compartido en Facebook por la propia arquidiócesis de Burgos, se pueden apreciar varios de los detalles que hacen de la catedral de Burgos una de las más hermosas no sólo de España sino de toda Europa.

 

Temas de este artículo:
artecatedralespanyatumbaturismo
Newsletter
Recibe Aleteia cada día