Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia

¿Has mirado a JESÚS en la CRUZ?

© Gulfu Photography / Prasanth Chandran / CC

https://www.flickr.com/photos/gulfu/12206442436/in/photostream/

Claudio de Castro - publicado el 11/03/16

Llevo días que voy a misa y siento que debo ver la gran cruz que cuelga detrás del altar. Es como una certeza. Me parece  que algo me quiere enseñar el buen Jesús y no descubro qué es. Lo miro y pienso: “Mi buen Jesús, ¿qué es?”

Sientes que te mira  desde aquella cruz y te habla con su mirada.

Es tan pura, llena de amor. Me sé pecador y me cuesta sostener la mirada.

Hoy al terminar la misa me quedé un rato con Él preguntándole: “¿Qué puedo aprender de tu cruz Señor?”

Para muchos santos la cruz de Cristo era una escuela de santidad.

Recordé en ese momento un trabajo en el que me asignaron una oficina cerrada, sin ventanas ni cuadros en las paredes.  Aprovechaba a ratos el silencio para elevar una oración a Dios. Conversaba con Jesús. Imaginaba que me acompañaba y charlábamos.Me encantaba porque experimentaba su cercanía, su amistad, su inmenso amor.

Fue entonces cuando me di cuenta que en aquella pared vacía me faltaba una cruz que me recordara mi vocación, nuestro llamado a la santidad.

Como no tenía ninguna, tomé un pedacito de papel, dibujé una  cruz y la pegué frente a mí a la altura de los ojos.



Desde esa tarde, mi cruz de papel me acompañaba durante el trabajo.
La veía, rezaba y reflexionaba en el sacrificio de Jesús.
Te parecerá una tontería, pero esto tan sencillo, me hacía amarlo más, experimentar su presencia, su ternura.

Me parece que alguna vez te lo he contado. Mi papá era hebreo, se convirtió al catolicismo algunos años antes de morir.  Estuvo signado por una cruel enfermedad.  Y sufría.  Nunca nos dimos cuenta porque lo soportaba en silencio. No se quejó. Ofreció todo por el bien de las almas.

Al morir mi mama me entregó un pequeño libro. Se veía desgastado y estaba subrayado en diferentes lugares.

“Siempre lo tuvo en su mesita de noche”, me dijo mi mamá.  “Con la Biblia, era su libro de cabecera.  Lo consoló y ayudó a soportarlo todo”.

El libro era “Imitación de Cristo”  de Tomas de Kempis.Todavía lo conservo conmigo y en ocasiones lo ojeo. Me ayuda a seguir el recorrido espiritual de mi papá y comprenderlo un poco más.

Una de sus páginas está más gastada que las demás. Se nota claramente que era lo que leía y releía.  Éste es el texto:

“¿…por qué temes tomar la cruz, por la cual se va al reino? En la cruz está la salud, en la cruz la vida, en la cruz está la defensa de los enemigos, en la cruz está la infusión de la suavidad soberana, en la cruz está la fortaleza del corazón, en la cruz está el gozo del espíritu, en la cruz está la suma virtud, en la cruz está la perfección de la santidad”.

Cerré el libro. De alguna manera Dios me estaba hablando.  Y me preguntaba compasivo: “¿Ahora comprendes Claudio?”

Y yo le respondía: “Ahora comprendo Señor”.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más