Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 19 enero |
San Arsenio de Corfú
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

El santuario donde vive el oso Bruno

SAN ROMEDIO

Shutterstock | Mattia B

Maria Paola Daud - publicado el 15/01/22

En el espléndido valle de Val di Non al norte de Italia, sobre un escarpado espolón rocoso, se encuentra el santuario dedicado al ermitaño san Romedio, que vivió en el siglo IV

El santuario es visitado por cerca de 200.000 peregrinos al año, que sin ningún miedo y pereza atraviesan el vertiginoso y sugestivo “sendero en la roca” con la única recompensa de llegar hasta la cima para saludar al santo y gozar de la espléndida vista panorámica.

Naturaleza y aire puro por doquier sin ninguna duda.

Historia del santuario

Romedio, en vida, tenía una gran fama de santidad. Muchos eran los que subían sin fatiga a pedir la bendición al santo y sus sabios consejos. Con su muerte esta fama se extendió, como así también sus milagros.

En la misma roca en la que vivió hasta su muerte, sus fieles decidieron construir una primera iglesia para albergar sus restos.

La iglesia se terminó de construir en el año 1000, con las piedras que allí subían los peregrinos.

En 1489 se inició la construcción de una segunda iglesia dedicada a San Giorgio.

Luego en 1514 se construyó la iglesia dedicada a San Miguel y en 1536 la iglesia principal de San Romedio.

Por último, se construyó la iglesia dedicada a la Adolorada, erigida en 1918, como signo de agradecimiento a la Virgen por la paz encontrada tras la tragedia de la Primera Guerra.

La fe en el santo del Valle era tan fuerte, que, a partir del siglo XV, los muros de la escalinata que conducía a la tumba del ermitaño se llenaron de exvotos.

Esta escalinata consta “nada menos” que de 131 escalones, que no es ningún impedimento para el hombre y la mujer de fe.

¿Y el oso en el santuario?

¿Qué tiene que ver uno oso con san Romedio? La historia la puedes encontrar aquí:

Recordando esta leyenda, en 1958 el senador Conde Gian Giacomo Gallarati Scotti, miembro honorario del comité fundador de la WWF en Italia, compró Charlie, un oso de circo destinado a morir porque había quedado ciego y lo ​​donó al santuario de San Romedio.

Los franciscanos que están a cargo del santuario desde hace siglos, aceptaron con alegría al hermano oso “Charlie”.

No fue el único, desde entonces, el área de vida silvestre del santuario de San Romedio siempre ha dado asilo a ejemplares de osos destinados a un destino triste.

Hoy en el santuario de San Romedio se encuentra “Bruno”: un bello ejemplar de oso de los Cárpatos que vivía en cautiverio con una familia.

Bruno por ahora vive en semi libre, con paciencia lo están educando para que sea capaz de valerse por sí mismo y tener una “vida normal” de oso.

Fuente: visitvaldinon.it, ilovevaldinon.it

Tags:
italiasantossantuario
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.