Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San José de Cupertino
home iconEstilo de vida
line break icon

El poder transformador de los pensamientos amables

BUTTERFLY

Serhii Brovko|Shutterstock

Michael Rennier - publicado el 24/05/21

La bondad es un rasgo más fácil de lograr de lo que pensamos.

Cuando era un estudiante joven, estaba desesperado por ser visto como inteligente. Mi intelecto era el rasgo de carácter que más me complacía, pero estaba inseguro al respecto, por lo que era de vital importancia que otras personas lo reconocieran.

Para ser inteligente, me volví verbalmente combativo, deleitándome en la discusión por la discusión. Por alguna razón, pensé que era una forma divertida de pasar el tiempo. 

En clase, hacía comentarios satíricos sobre las opiniones de mis compañeros de clase y trataba de presumir hablando con circunloquios o nombrando a oscuros filósofos.

Ya no me comporto de esta manera, al menos, no intencionalmente (a veces los viejos hábitos tardan en morir). Hay dos razones por las que estoy tratando de dejar atrás la «inteligencia». 

Primero, lentamente comencé a darme cuenta de que era un rasgo de carácter que me hacía desagradable. Lo que yo pensaba que era astucia, en realidad los demás lo veían como arrogancia. En segundo lugar, cuando dejé la licenciatura y llegué a la escuela de posgrado, entré en una institución académica en la que casi todos eran más inteligentes que yo. Se acabó el juego.

Uno de los efectos secundarios inesperados de una constante necesidad de sentirme inteligente fue que, para sentirme más inteligente, tuve que convencerme de que otras personas no eran muy inteligentes. Esto me llevó a todo tipo de pensamientos críticos y desagradables, una especie de monólogo interior en el que denigraba lo que otras personas decían y cómo actuaban. 

Decidí ver lo mejor de otras personas

Era casi como si los pensamientos que tenemos sobre otros conductores en la carretera, el tipo de pensamientos que todos tenemos pero que nos da vergüenza admitir y que nos hacen sentirnos tontos una vez que el auto está estacionado, pasaron por mi mente todo el tiempo . La necesidad de juzgar constantemente a las personas es un peso muy pesado. Decidí dejarlo. Decidí ver lo mejor de otras personas y tratarlas con amabilidad.

El mundo necesita más bondad. Esto es lo que el P. Lawrence Lovasik escribe en su libro El poder oculto de la bondadCuando pensaba en el tipo de persona que quería ser, en qué tipo de mundo quería que crecieran mis hijos y por qué algún día espero ser recordado, no me importa especialmente si la gente alguna vez me considera inteligente. Pero me gustaría mucho que la gente recordara que fui amable. Ese es el objetivo.

El primer paso para actuar con bondad es pensar con bondad. Este pequeño cambio en el hábito mental es transformador y se derrama en nuestras acciones de muchas formas diferentes. El padre Lovasik explica por qué.

Ideas sobre los pensamientos amables

Los pensamientos amables te ayudan a lidiar con los demás con éxito

«Un buen ojo», escribe Lovasik, «mientras reconoce los defectos, ve más allá de ellos». Una persona genuinamente amable ve lo mejor en los demás, lo que hace que las interacciones con ellos sean menos estresantes y más agradables. No es necesario juzgar negativamente sus motivos y actuar con sospecha. A cambio, una persona amable tiende a tener más influencia y a formar amistades más rápidamente.

Los pensamientos amables te protegen de los errores en las relaciones

La bondad es una forma de expresar amor. Ante el amor desaparecen la amargura, la envidia y los malos entendidos. Cuando la amabilidad está presente, las discusiones se resuelven rápidamente y el resentimiento no se arraiga, incluso con personas que tienen personalidades difíciles.

Los pensamientos amables promueven la paz

Lovasik escribe: «Para mantener la paz en sus corazones, deben cultivar pensamientos bondadosos». La bondad naturalmente tranquiliza nuestro corazón y ayuda a que los demás se sientan cómodos.

Los pensamientos amables nunca dejan de traer alegría

Lo que noté sobre mi desesperada necesidad de ser inteligente es que me estaba haciendo infeliz. Así, se alimentó de mis inseguridades y me hizo menospreciar a otras personas. La bondad es lo contrario. Saca lo mejor de nuestras interacciones personales y enfoca nuestra atención lejos de lo negativo y hacia las fuentes de alegría.

Los pensamientos amables te permiten compartir el bien que hacen los demás

No todos podemos ser buenos en todo. Este puede ser un pensamiento deprimente. Para una persona amable, sin embargo, es un pensamiento alegre, porque la bondad lleva al deseo de ver a otras personas triunfar. La bondad celebra cuando a otros les va bien.

San Basilio dice: » El que planta la bondad, recoge el amor«. Practicar pensamientos amables es transformador. Puede cambiar nuestra felicidad personal y mejorar nuestras relaciones, cambiando el mundo en un instante.

Thumbnail for read also
Te puede interesar:La bondad está de moda
Tags:
amabilidadbondad

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
6
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.