Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Cristo en la cruz que habló a la santa patrona de Europa

CROSS
Maria Paola Daud-Aleteia
Comparte

La basílica de San Pablo Extramuros conserva la milagrosa imagen con la cabeza ladeada

En la majestuosa y silenciosa basílica de San Pablo extramuros, donde se encuentra la tumba del santo del santo de los gentiles, una de sus maravillosas capilla atesora un crucifijo de madera que es muy milagroso y tiene una historia muy curiosa e increíble.

La historia de esta cruz tiene que ver con una de las santas místicas más veneradas en Europa, hasta el punto de ser considerada una de los patronos del continente. Estamos hablando de la mística, escritora y teóloga santa Brígida de Suecia.

Brígida nació noble, con la sangre real de los Folkungar, casa real de Suecia durante más de un siglo. Su padre, Birger Persson, la concedió en 1316 como esposa (Brígida tenía entonces 13 años) a Ulf Gudmarsson, hijo del Gobernador de Ostrogotia, al que ella amó, como se dice en su proceso de beatificación, sicut cor meum, como a su propio corazón.

De este matrimonio nacieron ocho hijos, de los cuales la segunda hija, Catalina, que también es venerada como santa. Fueron una familia como la de Nazaret, una verdadera “iglesia doméstica”. Junto con su esposo, adoptaron la regla terciaria franciscana.

Cuando Brígida enviudó, comenzó el segundo período de su vida. Se dedicó a profundizar la unión con el Señor a través de la oración, la penitencia y las obras de caridad. Se instaló en el monasterio cisterciense de Alvastra. Aquí comenzaron las revelaciones divinas, que la acompañaron por el resto de su vida. A veces estas revelaciones se presentaron en forma de diálogos entre las personas divinas, la Virgen, los santos, e incluso con los demonios.

En 1349 Brígida dejó Suecia para siempre y se fue de peregrinación a Roma. No solo tenía la intención de participar en el Jubileo del 1350, sino también deseaba obtener del Papa la aprobación de la Regla de una Orden religiosa que pretendía fundar, nombrada en honor al Santo Salvador y compuesta por monjes y monjas bajo la autoridad de la abadesa.

Durante el peregrinaje tuvo la necesidad de ir a rezar pidiendo justamente por la aprobación de esta nueva regla delante la cruz, y lo hizo acompañada por su hija Catalina.

Rezando a la pies de la cruz, Brígida en un momento entró en éxtasis. Recibió en ese momento revelaciones, que incluirían las “Quince Oraciones de la Pasión”, cuya devoción se extenderá ampliamente. Y milagrosamente, el Cristo de la cruz giró su rostro para donde estaba ella, animándola en su proyecto de la fundación.

CROSS
Maria Paola Daud-Aleteia

Hoy este hermoso crucifijo de madera creado por Pietro Cavallini, se encuentra en la capilla del Santísimo Sacramento de la basílica de San Pablo Extramuros. A un lado se encuentra la estatua de santa Brígida en recuerdo del milagroso evento y del otro lado se conserva lo que quedó de una estatua antigua de san Pablo después que la basílica fue destruida casi por completo por un terrible incendio.

Fuente: sanfrancescopatronoditalia.it

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.