Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué tantos santos decidieron vivir en cuevas?

QANNUBIN,LEBANON
Antoine Mekary | Aleteia
Comparte

Las cuevas fueron una opción popular para muchos santos tanto por razones prácticas como espirituales

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Algunos de los más grandes santos de la Iglesia católica huyeron de las comodidades del mundo y buscaron refugio en una cueva.

La lista de santos es larga e incluye a san Benito, san Antonio de Egipto, san Jerónimo, san Juan Crisóstomo e incluso san Francisco de Asís durante ciertos períodos de su vida.

¿Por qué estos santos eligieron cuevas? ¿No podrían haber vivido en un monasterio o en una pequeña casa adjunta a una iglesia?

Para muchos santos, las cuevas fueron inicialmente una opción práctica. En toda Europa, Tierra Santa y África del Norte, las cuevas son una característica natural del paisaje. No lleva mucho tiempo que alguien viaje fuera de una ciudad y encuentre una cueva incrustada en una montaña cercana.

Además, la mayoría de las cuevas requieren absolutamente cero materiales de construcción. Un monje o una monja podían vender todo lo que tenían, pasear por las montañas y encontrar una cueva sin herramientas ni dinero.

Las cuevas también proporcionan protección suficiente, tanto contra elementos naturales como contra delincuentes. La mayoría de las cuevas mantienen una temperatura constante durante todo el año, manteniendo el calor en el invierno y manteniéndose fresco en el verano. Las tormentas también tienen un efecto minimizado en las cuevas, lo que permite que un individuo se mantenga seguro sin importar el clima.

Una cueva bien ubicada también puede ser “invisible” a la vista y un transeúnte puede no notarla, protegiendo a la persona de los criminales o de soldados enemigos que pasan.

Además, las cuevas también fueron una elección espiritual, recordando al “ermitaño” más famoso del Antiguo Testamento, el profeta Elías. Fue mientras vivía en una cueva cuando Elías encontró la presencia de Dios.

Y allí llegó a una cueva, y se alojó allí; y he aquí, la palabra del Señor vino a él (1 Reyes 19: 9)

Las cuevas proporcionaron un santuario espiritual perfecto que estaba completamente aislado del resto del mundo. Las cuevas se encuentran con mayor frecuencia en áreas de difícil acceso y no en ninguna carretera principal. ¡Si quieres estar solo, las cuevas son los lugares donde quieres estar!

Las cuevas también recordaban a los santos la muerte y sepultura de Jesús, representando la “muerte” a sus viejos seres que buscaban para experimentar una novedad en sus vidas espirituales.

En muchos casos, las cuevas no eran el hogar permanente de un santo, sino que servían como lugar de retiro. Por ejemplo, san Francisco de Asís y sus hermanos religiosos encontrarían refugio espiritual en las cuevas de Monte Subasio.

Eran lugares aislados donde podían contemplar a Dios en silencio y permitir que su presencia llenara sus almas antes de regresar al mundo.

Las cuevas tienen una rica historia en el cristianismo y muchas siguen siendo utilizadas en todo el mundo por individuos y grupos que se sienten llamados por Dios a encontrarse con su presencia en un lugar alejado de las distracciones del mundo moderno.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.