Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 02 diciembre |
Beato Carlos de Foucauld
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Prueba a vivir como un monje, ve a Silos

© abadiadesilos.es

Patricia Navas - publicado el 25/06/19

La histórica abadía benedictina castellana te ofrece una experiencia monástica que puede marcar tu vida

¿Has pensado alguna vez en ser monje o en vivir unos días como lo hacen ellos? Entrar en un monasterio, convivir con otros hermanos, dedicarte sólo a Dios con una vida de silencio, oración y trabajo…

Probarlo podría ayudarte a encontrar tu lugar en el mundo. Es lo que ofrece la emblemática abadía benedictina de Santo Domingo de Silos, a unos 200 kilómetros de la capital de España, Madrid.

STO.DOMINGO DE SILOS Claustro
Juergen Kappenberg |Wikipedia|Public Domain

Puedes vivir una experiencia monástica, alojándote en la hospedería del monasterio y compartiendo las comidas en el refectorio con la comunidad.

Los monjes te abren las puertas de su impresionante monasterio románico. Allí te ofrecen información sobre la vida benedictina, oraciones comunitarias, un acompañamiento en la reflexión y un ambiente propicio para encontrarte contigo mismo y con Dios.

Si eres un hombre de entre 18 y 45 años y te sientes llamado a compartir unos días con Jesús en una comunidad, participar en esta experiencia puede cambiar tu vida.

¿Cómo vive un monje de Silos?

La oración y el trabajo son los pilares de la vida de los monjes de Silos porque los consideran «medios privilegiados para encontrarnos con Dios».

El objetivo principal de su vocación monástica es buscar a Dios. Lo concretan dedicándose a  la oración, la lectura de la Biblia y el trabajo manual o intelectual.

En Silos se sigue la regla de san Benito, cuyas notas características son «la discreción, la claridad de lenguaje, el gusto por el orden y su carácter realista, su humanidad y la importancia dada a la persona», explican en su página web.

Sus cantos gregorianos con los que enriquecen sus celebraciones litúrgicas atraen a numerosos visitantes a su abadía. Tanto en su música como en el resto de actividades, siguen la recomendación de san Benito: «Que nuestra mente esté en armonía con nuestra voz».




Te puede interesar:
Un canto antiguo que celebra la Gloria de Dios hoy y siempre

Estatuto del huésped

La persona que decide pasar unos días en la abadía de Silos -la estancia mínima son 3 días y la máxima 8- tiene independencia y libertad para asistir a la oración comunitaria de los monjes, orar, reflexionar, leer, meditar en su habitación, en la huerta o fuera del monasterio.

El precio de la estancia son 45 euros diarios y los monjes sólo piden «participar del clima espiritual de la comunidad» y «estricta puntualidad en las comidas».

Más información en www.sermonje.eu

Tags:
religiososvocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.