Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La devoción de los 10 días al Espíritu Santo

DUCH ŚWIĘTY
Comparte

Prepárate para Pentecostés con esta oración usada por san Josemaría Escrivá de Balaguer

Las instrucciones finales de Jesús a sus apóstoles fueron: “esperen la promesa del Padre”. Ellos pasaron los nueve días siguientes en oración antes de celebrar la fiesta de Pentecostés. Esos nueve días generalmente son llamados “primera novena”. Además también aumentó la tradición de empezar este tiempo de oración el día de la Ascensión, que completa la devoción para un total de 10 días.

Según el beato Álvaro del Portillo, “san Josemaría Escrivá muchas veces me dijo que desde 1926 a 1927 practicaba la devoción de la Tercera Persona de la Santísima Trinidad con mucha intensidad. Cada año acompañaba la novena al Espíritu Santo usando el libro de Francisca Javiera del Valle”.

El libro referido es el Decenario al Espíritu Santo.

Este tiempo de preparación a la fiesta de Pentecostés es una oportunidad para pedir al Espíritu Santo que nos ayude a conocernos mejor, a fortalecer nuestros corazones y a tomar firmes determinaciones por nuestra vida interior.

Te puede interesar:
¿Qué es Pentecostés?

Y si no tienes tiempo o no puedes dedicarte a leer o abrir la reflexión todos los días, una opción sería sencillamente recitar la siguiente oración compuesta por san Josemaría Escrivá, que invoca al Espíritu Santo: 

¡Ven, oh Santo Espíritu!: ilumina mi entendimiento, para conocer tus mandatos: fortalece mi corazón contra las insidias del enemigo: inflama mi voluntad… He oído tu voz, y no quiero endurecerme y resistir, diciendo: después…, mañana. Nunc coepi! ¡Ahora!, no vaya a ser que el mañana me falte. ¡Oh, Espíritu de verdad y de sabiduría, Espíritu de entendimiento y de consejo, Espíritu de gozo y de paz!: quiero lo que quieras, quiero porque quieres, quiero como quieras, quiero cuando quieras…

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.