Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
San Witta (Albino) de Bürberg
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Sabías que cuando alguien renuncia a algo brilla una estrella?

Skeeze - Public Domain

Carlos Padilla Esteban - publicado el 19/03/19

El amor cobra vida en el sacrificio de mi propio yo, la presencia de Dios da luz a mis pasos cuando tiemblan

Miro al cielo. Me gusta hacerlo durante el día, al atardecer y por la noche. El cielo está lleno de estrellas. Quiero ver las estrellas que me acompañan todo el día. En la oscuridad de la noche brillan más. Durante el día permanecen ocultas bajo el sol.

Sueoñ con un perpetuarme en el tiempo después de mi ausencia. Permanecer como una estrella oculta en el cielo. ¿Hay vanidad en mis deseos?

Una promesa de Dios en mi alma. Un deseo de Dios para mi vida. Multiplicar mi descendencia como las estrellas del cielo…

Miro a lo alto. El cielo estrellado en medio de la noche. Soy miedoso. Tengo miedos concretos. Reales. Algunos infundados. Laceran mi alma y me vuelven temeroso.

Si me caigo. Si pierdo la vida. Si me enfermo. Si me quedo solo. Si pierdo lo que me hace feliz. Si no vuelvo a tener lo que hoy tengo…

Las estrellas brillan en el cielo. Y en la tierra la lucha, la entrega, el sacrificio.

¿De qué valen la renuncia y el sacrificio? José Luis Martín Descalzo relata el cuento del novicio sediento.

La historia de un monje que en el desierto recorría un largo camino bajo el sol a buscar agua. A mitad de camino podía saciar su sed bebiendo de la fuente de un oasis.

Un día vio que quería renunciar a beber por amor a Dios. Por la noche vio una estrella brillando con fuerza en el cielo. Se llenó de paz. Así fueron pasando los días. Cada noche una estrella.

Un día un novicio le acompañó en su trabajo diario. El novicio al ver la fuente se llenó de alegría. El monje dudó y pensó entonces en el alma pura del novicio: “Si bebía, aquella noche la estrella no se encendería en su cielo: pero si no bebía, tampoco el muchacho se atrevería a hacerlo. Y, sin dudarlo un segundo, el eremita se inclinó hacia la fuente y bebió. Tras él, el novicio, gozoso, bebía y bebía también. Pero mientras le miraba beber, el anciano monje no pudo impedir que un velo de tristeza cubriera su alma: aquella noche Dios no estaría contento con él y no se encendería su estrella”[1].

Pero se equivocó. Esa noche dos estrellas brillaron en el cielo.

Dios quiere mi misericordia. Y quiere que renuncie por amor. Muchas veces en la vida tendré que renunciar por amor. Es lo que importa.

El amor que pongo en lo que hago. Y sé que, si mi renuncia está llena de amor, una estrella brillará con alegría en el cielo.

Dios quiere que le entregue mi sí gozoso. Mi sí complacido y feliz. Mi renuncia llena de amor hace brotar la esperanza. Soy un ciudadano de ese cielo lleno de estrellas.

Estoy llamado a mantenerme fiel en el amor de Jesús. Soy ciudadano del cielo con el que sueño.

Las estrellas en la noche me hablan de una eternidad que se refleja en mi alma. De una luz que quiere iluminar las oscuridades de mi mundo interior.

¿Cuál es el sentido de mi renuncia? Que el cielo se llene de estrellas y de luz, para iluminar a los que viven en tinieblas.

Hay muchas personas perdidas que no tienen esperanza. Y yo estoy llamado a sonreír en medio de mi entrega.

Dios quiere que mi vida sea una estrella que ilumine muchos caminos. Y por eso necesito que Jesús sea mi luz:

“El Señor es mi luz y mi salvación. ¿A quién temeré? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar? Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro”.

En la noche quiero buscar su rostro. Su luz. Sus estrellas. Su presencia da luz a mis pasos cuando tiemblan.

Tengo miedos, miro al cielo. Creo en esa promesa de plenitud que me hace. Quiero ser fiel a lo que desea para mi vida.

Aspiro al cielo. Aspiro a las estrellas. No me conformo con una vida mediocre. Aspiro a amar renunciando, porque el amor cobra vida en el sacrificio de mi propio yo, de mi propio deseo, de mi egoísmo.

Renuncio a una vida pensando en mi comodidad. Veo fuentes y soy capaz de renunciar por amor. Cargo con la carga de cada día con alegría en el alma.

Dios me ha prometido una descendencia infinita. Miro al cielo poblado de estrellas. Me ha prometido que mi vida será fecunda aquí y ahora. Yo no dudo de sus promesas.

Dios me ama con locura y me hace mirar hacia delante. Me pide que persevere. Que no me desespere. Que no tema. Que cada noche hará brillar para mí una estrella.

[1] José Luis Martín Descalzo, Razones para vivir

Tags:
amorcuaresmaesperanzarenunciasacrificio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.