Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconActualidad
line break icon

Terminó el juicio del “Chapo”... y el show mediático

© Knight Foundation

Jaime Septién - publicado el 13/02/19

Pasará el resto de su vida en las rejas en una prisión de alta seguridad

Con la declaración de culpabilidad en diez de los cargos que enfrentaba en Estados Unidos, Joaquín “el Chapo’” Guzmán Loera, uno de los más sanguinarios y elusivos narcotraficantes que registra la de por sí sanguinaria historia del narcotráfico en México, termina su vida pública: el resto lo pasará tras las rejas en una prisión de alta seguridad en algún lugar de la Unión Americana.

Hacia Hollywood

El juicio, que muy pronto será tema de Hollywood, mostró, con claridad meridiana, las tripas de la corrupción que atenaza a México, la violencia que lo ha convertido en un país de 200.000 homicidios y 40.000 desaparecidos en poco más de una década, pero también de la enorme complacencia de las autoridades estadounidenses ante el mercado más grande de droga del mundo, que es su país.

“El Chapo” (por pequeño, por “chaparro”), de 61 años de edad, fue el líder de uno de los cárteles prominentes de México: el Cártel de Sinaloa. Entre sus múltiples fechorías –exhibidas por los 56 testigos presentados por la parte acusadora en la Corte de Distrito Federal de Brooklyn—destacan las matanzas de los rivales en el trasiego de la droga, las alianzas con las policías locales y federales, las torturas, desapariciones, fugas (dos veces lo hizo de penales mexicanos), adulterios, actos de pederastia, excesos, lujos y brutalidades de un verdadero criminal.

El juicio fue un mero formulismo. El juez, Brian Cogan, dio vista a los diez cargos que Guzmán enfrentaba y, desde luego, lo remitió a prisión perpetua. ¿Quién podría haber siquiera puesto en duda su culpabilidad ante el caudal de evidencias acumuladas en tres meses y una semana que duró el juicio en Brooklyn? Sin embargo, el equipo de abogados defensores del “Chapo” –quizá también como mero formulismo—dijo que iba a apelar la sentencia.

Otro «juicio del siglo»

En la “sociedad del espectáculo”, el juicio a Guzmán fue seguido (bajo el membrete de “juicio del siglo”) por todos los medios de comunicación, apostados en la Corte de Brooklyn como cuando se apuestan a la llegada de las estrellas de cine a las ceremonias de los Óscar. Cada testigo, cada “exclusiva” sobre el imperio creado por el capo de la droga, era exhibido como si se tratara de una hazaña más, al grado tal que hubo manifestaciones callejeras implorando el perdón de la justicia estadounidense al “héroe” popular.

Poca, muy poca reflexión generó del lado del público estadounidense; menos aún del público mexicano que todavía cree que estos personajes “le hacen mucho bien a la gente porque salpican millones de dólares a quienes no tienen ni un centavo”. En Estados Unidos sobre la gran alberca de consumo de marihuana, heroína, cocaína, metanfetaminas, drogas de diseño en que se ha convertido; en México en los niveles de complicidad de los cárteles con aquellos encargados de combatirlos.

En menos de medio año, la popularidad del “Chapo” llegó a “conquistar” al público, tanto por sus “hombrías” (como incinerar cuerpos descuartizados de sus contrincantes en la disputa de las plazas), hasta por sus lances amatorios, que incluyen artistas, ex diputadas, ex reinas de la belleza, adolescentes drogadas y violadas, y un largo etcétera, lo cual no provocó ninguna fisura entre los doce miembros del Jurado cuya decisión de encarcelarlo de por vida fue unánime.

El «salto a la fama»

Sin embargo, el Cártel de Sinaloa, como todos los otros cárteles cuyos capos han sido o abatidos o encarcelados o extraditados, sigue operando. Es más, sigue operando bajo el liderazgo de alguno de los hijos del “Chapo”. Y sigue pelando por el control de las plazas en México y de los dólares en Estados Unidos con el Cártel Jalisco Nueva Generación, en la parte del Occidente mexicano, mientras que el Cártel del Golfo y los Zetas ocupan el Oriente y el Centro del país.

Hay que recordar que “el Chapo” Guzmán “salto a la fama” en mayo de 1993, cuando enfrentó a balazos en el estacionamiento del aeropuerto internacional de Guadalajara (Jalisco) al Cártel de los Arellano Félix (asentados en Tijuana, en el noroeste de México).

El fuego cruzado no hubiera sido más que otra anécdota de la guerra desatada en México por la droga, pero es que en el medio de ese fuego y por supuesta “confusión”, los sicarios del “Chapo” o los de los Arellano Félix, acribillaron al cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, quien iba al aeropuerto a recoger al representante del Vaticano en México, Girolamo Prigione.

Un «negocio» de millones de dólares

Según las cuentas realizadas por DEA, “el Chapo” logró acumular ganancias por 14.000 millones de dólares a lo largo de su “carrera”, al transportar a Estados Unidos cerca de 200 toneladas de narcóticos a través de la frontera con México mediante yates, lanchas motoras, botes de pesca, aviones, trenes de carga, submarinos semisumergibles, tractocamiones llenos de carne congelada y latas de jalapeños, así como otros túneles (uno de ellos oculto bajo una mesa de billar en Agua Prieta, México), según reporta The New York Times en Español.

El show ha terminado, pero la realidad sangrienta de la droga (producción, tránsito, distribución, consumo, cobro y lavado de dinero) continúa, con “el Chapo” en la cárcel hasta que lo alcance la muerte que él tanto prodigó cuando vivía sus “años dorados”.

Y, por el lado estadounidense, una serie de políticas que, lejos de contener el uso de drogas ya han convertido a éstas en una epidemia nacional, mientras que algunos estados de la Unión Americana han legislado para legalizar, por ejemplo, el uso lúdico de la marihuana. Mañana, pues, habrá otros «chapos».

Tags:
mexiconarcotrafico
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.