Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 14 abril |
Beato Pedro González (san Telmo)
home iconActualidad
line break icon

El regreso de Mary Poppins: Con un poco de azúcar

© 2018 Disney Enterprises

Tonio L. Alarcón - publicado el 24/12/18

Más de medio siglo después, Disney continúa la historia que protagonizaron en su momento Julie Andrews y Dick Van Dyke

Es inevitable que, frente a la Mary Poppins de Robert Stevenson, las simpatías de los más pequeños se dirijan hacia los niños de la función, Jane (Karen Dotrice) y Michael Banks (Matthew Garber), o bien hacia la propia Poppins (Julie Andrews) y su inseparable Bert (Dick Van Dyke).

Sin embargo, cuando la recuperamos como adultos, es habitual darse cuenta de que la película, detrás de sus explosiones de fantasía, está hablando en segundo plano de un tema tan o más importante: más concretamente, del proceso de descubrimiento del cabeza de familia, el Sr. Banks (David Tomlinson), de la necesidad de relajarse a nivel laboral y estar más presente (y más atento) al día a día de sus retoños.

No es un detalle baladí: la autora de los libros originales, P.L. Travers, perdió a sus padres con siete años y medio, así que, según confesión propia, creó al Sr. Banks como vehículo para mostrarles a otros progenitores cómo no cometer los mismos errores en los que incurrió el suyo. Algo con lo que conectó el propio Walt Disney, que tuvo una relación muy tensa y desagradable con su padre, y también quería, de alguna manera, cambiar las cosas para las nuevas generaciones a través de su trabajo.

Lógico, pues, que ese mismo espíritu impregne la tardía secuela que ahora firma un veterano del musical como Rob Marshall, El regreso de Mary Poppins. Claro que el enfoque es distinto, porque ahora es el adulto Michael (Ben Whishaw) quien es padre de tres hijos, Annabel (Pixie Davies), John (Nathanael Saleh) y Georgie (Joel Dawson), pero también porque los tiempos han cambiado, y nuestra actitud como progenitores es menos estricta, menos distanciada que la de generaciones anteriores.

Por eso el mensaje que lanza esta secuela a los adultos es distinto, como lo es también su situación temporal –de la época eduardiana de la primera, a la Gran Depresión británica de la que nos ocupa–: como muchas películas de Disney de los últimos años, aboga por superar problemas personales en comunidad, a través de aquellos que tenemos más cerca, recuperando, en cierta manera, una visión más humanista, menos cínica, del ser humano.Y eso implica, claro está, no aislar y transmitir una visión esperanzada de la existencia a los más pequeños de la casa.

Eso es algo en lo que El regreso de Mary Poppins incide a través del trabajo de fotografía de Dion Beebe. Si, en la primera secuencia del largometraje, el paisaje londinense se nos muestra grisáceo, lleno de neblina, y rebosante de miseria –retratando con dolorosa exactitud la época de la Gran Depresión… no muy lejos, por cierto, de la grave situación económica que seguimos padeciendo a día de hoy–,poco a poco va recuperando luz y colorido, hasta la explosión imaginativa de su secuencia final, a medida que la magia de Mary Poppins (Emily Blunt) va penetrando a todos los que le rodean.

Ahí reside otra de las reivindicaciones de la película: en la necesidad de que, al menos de vez en cuando, conectemos con el niño que fuimos para recordar aquella capacidad que un día tuvimos para maravillarnos, para emocionarnos… Y para soñar con un mundo mejor. La Gran Bretaña que nos muestra el filme iba a sufrir, apenas unos años más tarde, las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, pero, de alguna manera, Marshall quiere dejar en el aire una nota de (cierta) esperanza: quizás colaborando, caminando juntos, podamos evitar repetir algunos errores cíclicos.

Ficha Técnica

Título original: Mary Poppins Returns

Año: 2018

Países: Estados Unidos

Género: Fantasía musical

Director: Rob Marshall

Intérpretes: Emily Blunt, Lin-Manuel Miranda, Ben Whishaw, Emily Mortimer, Pixie Davies, Nathanael Saleh

Tags:
cineliteratura infantil
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.