Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Vives un momento decisivo? Reconócete en tu elección

Man on Bridge
Comparte

Me da miedo dejar de ser quien soy, renunciar a lo más sagrado que hay en mi alma

Hay preguntas que pueden marcarme para siempre. Depende todo de la respuesta que doy. Hay momentos que me definen como persona.

Hay situaciones en las que veo de qué madera estoy hecho. Son ocasiones en las que se decide mi vida. En las que compruebo cómo es mi sangre y veo de dónde vengo.

Me da miedo fallar en esos momentos y no estar a la altura esperada. Por miedo, por torpeza, por debilidad. Me da miedo ser cobarde, ser blando, ser voluble, ser frágil.

Temo que salga de mí lo peor que tengo en situaciones de mucha tensión en las que se decide todo. Me asusta no poder dar lo mejor que sé que he guardado. Temo ser de una madera poco noble, poco fiable. Me asusta mi fragilidad escrita en la sangre.

En una película se le plantea al protagonista una situación difícil en un tren. Tiene que elegir, decidir. Y de su decisión dependen otras vidas. Escucha entonces una de esas preguntas decisivas: “Quiero saber qué tipo de persona eres”.

¿Qué tipo de persona soy de verdad? Lo veré en esos momentos en los que mis seguros ya no valgan.

Sabré el temple de mi alma. La altura de mis sueños. La pureza de mi intención. La hondura de mi amor.

Tengo muy claro qué tipo de personas son aquellas a las que admiro. Aquellas que en momentos decisivos sacan lo mejor que hay en su interior. Se visten de una nobleza que me sorprende.

Tienen una mirada pura cuando sufren la injusticia. Deciden lo correcto. No claudican, no engañan. No sale odio de sus entrañas cuando son odiadas.

Son capaces de dar más de lo que se les pide. Perdonan cuando han sido ofendidas aunque no sea lo más justo. Este tipo de personas es el que me gusta.

No se llenan de orgullo ante el trabajo bien hecho. Hablan siempre con humildad y mansedumbre. No se irritan, no se crispan, no se llenan de ira.

En los momentos decisivos eligen siempre lo más adecuado. ¿Cómo lo consiguen? Miran en el fondo de su alma y sacan el agua más pura.

Me parece increíble. En momentos de máxima tensión optan por el bien. No se dejan llevar por la tentación de tener más, de ser más. No mienten, no se corrompen, no tienen nada que ocultar.

El pecado que hoy más escandaliza es la corrupción. La de aquel que se queda con lo que no le pertenece. La del que miente por sistema. La del que lleva una vida engañosa buscando beneficio. El hombre corrupto que ante una propuesta poco limpia elige el lado oscuro. Le tientan y miente.

Comenta Isabel Serrano-Rosa: “¿Por qué mentimos? Es la mentira preferida de los hombres para parecer más poderosos o inteligentes. Los seres humanos somos capaces de engañarnos a nosotros mismos, narrarnos la realidad de manera que se ajuste a nuestro esquema. Elegimos el mundo que queremos ver”.

Quiero ser distinto a lo que soy. Tener más de lo que tengo. Ser más admirado de lo que soy. Por eso miento. Me engaño. Me corrompo dejándome llevar por la vida donde los más altos ideales desaparecen.

Me da miedo caer en el momento decisivo. Ante la pregunta más acuciante, acabar eligiendo el camino equivocado.

¿Qué tipo de persona soy? No lo sé muy bien. Creo que soy de una manera. Pero me da miedo dejar de ser quien soy. Renunciar a lo más sagrado que hay en mi alma. Negarme a mí mismo en mi esencia.

Me atrae lo verdadero. Lo que me da paz y me hace libre. Leía al otro día: “Abrir los ojos es lo único necesario. El corazón miente y la mente engaña, pero los ojos ven. Mira con los ojos. Escucha con los oídos. Saborea con la boca. Huele con la nariz. Siente con la piel. Y no pienses hasta después, y así sabrás la verdad”.

No me quiero apartar de la verdad. Necesito saber qué es lo que Dios me pide. Cuál es la decisión correcta, la mejor, la más noble.

Quiero optar por lo más grande aunque pierda algo. Siempre perderé algo. No importa. Optar por lo bueno, por lo noble, por lo verdadero, me definirá como persona.

Perderé algo de prestigio, de fama, de nombre. Perderé algo de mi vida, de mi poder, de mis riquezas. No importa. Me tomo en serio mi vida.

Me preparo para ese momento en el que tenga que decidir lo correcto. A lo mejor es una decisión pequeña la que me define como persona.

A lo mejor son mis formas, mis palabras, las que hablan de cómo soy. ¿Quién soy yo en realidad? Quiero aprender a ser verdadero. Fiel a mí mismo, a mi verdad.

Dios me ha dado tanto. Y yo me vuelvo egoísta. Retengo, juzgo intenciones, quiero ver la verdad oculta tras la mentira. ¿Qué tipo de persona soy?

Quiero ser honesto, verdadero, noble, puro, generoso, sencillo, humilde. Apasionado por la vida. Entregado sin fisuras.

La verdad de mi vida se ve en esas decisiones que me marcan para siempre. Confío y espero que Dios prepare mi alma para la entrega desde lo más auténtico que hay en mí.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.