Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 28 septiembre |
San Vicente de Paúl
home iconViajes
line break icon

¿Qué esconden las profundidades del mar peruano?

ROCIO VILLAR

Fotografía Archivo personal de Rocío Villar

Esther Núñez Balbín - Aleteia Perú - publicado el 08/06/18

Siguiendo el Camino Inca encontró la paz

En el fondo del mar se tiene a sí misma. Consigue paz. Se sostiene con valentía al sumergirse entre ruinas y caminos prehispánicos. El mar tiene una fuerza inmensa “me hace sentir pequeña y vulnerable”, comenta la arqueóloga subacuática Rocío Villar Astigueta.

La peruana intenta reconstruir la historia del Perú antiguo al investigar en las profundidades del mar del Perú una ruta marina de comercio prehispánico que unió varios puertos del litoral.

A lo largo de las costas peruanas se esconden vestigios con detalles desconocidos de nuestra historia. Tras diversas exploraciones en el mar, lagos y lagunas altoandinas se descubrieron a más de 4.600 metros sobre el nivel del mar un asentamiento doméstico prehispánico, segmentos de caminos incas, arquitectura en el Lago Titicaca, además de una embarcación de madera provista de cañones.

Buceando en las profundidades marinas Villar halló en una laguna de la Cordillera de la Viuda, en Canta provincia de Lima un camino real prehispánico, que en quechua se le llama “Qapac Ñan”, la ruta había quedado sumergida tras la elevación del nivel de las aguas provocado por los deshielos.

Aventura por el Perú

Pese a que en el Perú no existe esta disciplina como una especialidad universitaria. Rocío no dudo en embarcarse en esta aventura cultural. Con su cámara fotográfica a cuestas, y aquel respirador automático de buceo, que logró incorporar el reconocido oceanógrafo Jacques Cousteau, incansable investigador de nuestro patrimonio cultural de las heladas aguas del Lago Titicaca, la audaz arqueóloga subacuática logró captar una imagen de tramo del “Qapac Ñan”.

“Varias veces estuve a punto de congelarme, pero logré identificar el patrimonio cultural sumergido”, recuerda la especialista durante una entrevista concedida a un diario local. Villar es una integrante de esa pequeña tribu de aventureros que le sigue los pasos a este visionario y pionero, amante del mar, quien inició su travesía por el Perú desde 1970. Medio siglo ha pasado y sin embargo en el país la arqueología subacuática no despega.

El aporte de esta científica peruana va más allá de cualquier descubrimiento. Ella espera que los peruanos dejen de darle la espalda al mar y puedan comprobar la histórica relación que existe con las islas y el océano. Su último hallazgo consiste en un sistema de puertos prehispánicos posiblemente vinculados a este camino andino subacuático.

¿Qué esconde el mar peruano?

Como parte de su formación incursionó también en diversas expediciones en el mar mediterráneo a su paso por España, Francia y en Latinoamérica en Argentina, Uruguay, Chile y República Dominicana. En nuestro país investigó embarcaciones sumergidas en el litoral de Lima y el Callao, Arequipa y el norte del Perú. Además del Lago Titicaca donde logró identificar plazas hundidas y construcciones sumergidas.

La arqueóloga peruana es integrante del equipo de especialistas acuáticos del Santuario de Pachacamac que lleva adelante el proyecto “Yslas de Pachacamac”. En Pachacamac todavía se puede ver a pescadores artesanales que navegan sobre balsas de palos, quienes solo en una hora de navegación a remo pueden llegar a orillas de la Ysla grande. Rocío investiga las relaciones del Santuario de Pachacamac y sus islas. El estudio apunta al conocimiento del sistema portuario prehispánico que según la especialista debió funcionar como un qapac ñan marino, “conocemos por las crónicas que fueron grandes navegantes, en el lugar debió existir un circuito de puertos para el cabotaje prehispánico”.

Aprendió del mar a prepararse para la vida y para enfrentar cualquier reto con respeto y valentía. Además de la investigación científica gracias a este proyecto se logró impulsar el programa piloto del Ministerio de Cultura, para introducir la arqueología subacuática como disciplina científica en el Perú, además de capacitar un equipo de arqueólogos subacuáticos nacionales y lograr así sensibilizar a la población.

Tags:
peru
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.