Aleteia

FAQ sobre la figura del imán

muslim
shutterstock-a katz
Comparte

¿Cuál es la tarea del imán? ¿Qué condiciones laborales tiene? ¿Cuenta con un salario? ¿Es titulado universitario?

Son muchas las preguntas que surgen actualmente alrededor de la figura del dirigente espiritual de las comunidades musulmanas. En España, sobre todo, los interrogantes alrededor de este perfil han crecido al saberse que fue un imam quien planificó los recientes atentados en Barcelona y Cambrils.

Nos saca de dudas Mohamed El Ghaidouni, presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Cataluña http://ucidecatalunya.blogspot.com.es/(Ucidcat). Licenciado en matemáticas y doctor en estadística, es también educador social, investigador académico y experto en resolución de conflictos.

¿A qué se dedica un imán?

El imán es la persona encargada de la dirección espiritual de una comunidad de creyentes en la religión musulmana, se trata de quien preside y dirige la oración. Sin embargo, un imán no es una figura que pertenezca al clero, como lo sería un sacerdote. Sus condiciones sociales, personales y laborales son muy distintas.

¿Quién elige al imán de una comunidad?

“La responsabilidad y la tarea se hace a cargo de la junta directiva de cada comunidad y no está obligada a consultar a ninguna institución”, explica Mohamed El Ghaidouni.

Lo reitera Enric Vendrell, director general de asuntos religiosos del gobierno de Cataluña en la emisora RAC1 http://www.rac1.cat/. Ambos argumentan que es la ley española de Libertad Religiosa (1980) la que otorga plena autonomía a las comunidades para designar a sus dirigentes.

Así se da en todas las comunidades musulmanas españolas, pero también en las iglesias y otras instituciones religiosas de las distintas confesiones que estén inscritas en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia
http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/Portal/es/areas-tematicas/libertad-religiosa/registro-entidades-religiosas/registro-entidades-religiosas. “Es también la junta directiva la que elige a los otros profesionales que colaboran con la comunidad, como los voluntarios para ser profesores de religión o de árabe”, añade el presidente de Ucidcat. De hecho, cada comunidad tiene sus propios estatutos que regulan la acción de esta junta, su período de gobierno, la organización interna, etc.

¿Cómo es el proceso de elección?

Se realiza una entrevista para un primer contacto primer contacto. Después se les ofrece desarrollar una charla y dos sermones para que la junta escuche su discurso.

Posteriormente, si valoran de forma positiva toda esta práctica, se ponen de acuerdo en contratarle. Sin embargo, no existe un formato de elección unificado en España, cada comunidad realiza un proceso concreto que sigue un modelo como el mencionado.

¿Qué condiciones laborales tiene?

A pesar de estar dado de alta como trabajador en activo, un imán reúne las mismas condiciones laborales que un sacerdote. “Pero debemos tener en cuenta que los imanes suelen estar casados, ser mayores de 30 años y, normalmente, tienen hijos para sacar adelante; no viven, por ejemplo, en las mezquitas”, comenta El Ghaidouni.

De este modo, en el actual contexto, un imán tiene unas condiciones de trabajo y salario que las comunidades consideran insuficiente para poder salir adelante teniendo una familia a cargo. Además, no tienen derecho a paro. De este modo, asegura que se debe “revisar el estatus social del imán”.

¿Qué requisitos deben reunir los candidatos?

Para que un candidato a imán sea escogido por la junta directiva de una mezquita debe tener conocimientos de religión y de comunicación. “Debe ser capaz de hacer llegar el mensaje a los creyentes”, subraya el presidente de Ucidcat. Se trata también, de que conecte con la junta directiva.

¿Debe contar con alguna formación específica?

“Es indispensable que el tema de la formación se actualice y tenga conocimiento de las lenguas de cada lugar y del contexto social y cultural, sobre todo para responder a las necesidades de los fieles más jóvenes de una forma que ellos entiendan”, opina El Ghaidouni.

Sin embargo, hasta el momento, ninguna regulación obliga a un imán a contar con una formación concreta. Desde hace dos años, sí debe presentar el certificado conforme aquella persona –sea un imán o un voluntario de la comunidad– no tiene antecedentes con menores.

¿Existe un registro de imanes y comunidades?

No existe un censo o registro como tal, aunque desde la Comisión Islámica de España http://comisionislamicadeespana.org/ se ha manifestado la intención de crearlo.

Según Enric Vendrell, el gobierno catalán tiene un contacto muy directo con las comunidades, pues realiza una tarea de acompañamiento, ayuda y asesoramiento muy frecuente.

¿Esta situación es la misma en otros países?

En Bélgica cada mezquita escoge su imán, pero hay un cierto control que corresponde a las regiones. Dani Rovirosa, periodista, explica en la emisora RAC1 que en Flandes, por ejemplo, se pide a los imanes que pasen por un curso de integración cívica. En otras zonas, existe un registro voluntario vinculado a la obtención de subvenciones públicas.

Para poder presentarse, se deben cumplir ciertos requisitos como dominar el flamenco o francés, o contar con un mínimo de 200 fieles.

Sin embargo, según el Rovirosa, sólo existen 82 imanes en este registro, pues hay muchas comunidades que reciben subvenciones directamente de otros países, como Arabia Saudí o Turquía. Para mejorar la situación, desde 2015, el gobierno belga obliga a que los nuevos imanes tengan un diploma de teología.

En Francia, se puso en marcha en 2016 la Fondation de l’islam de France, que apoya proyectos sociales, educativos y culturales. Igualmente, tiene la misión de formar imanes además de controlar la financiación de comunidades.

En el Reino Unido existen también algunas iniciativas que se dedican a la formación, pero no están todavía consolidadas y no se controla la financiación de las comunidades.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.