Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 06 marzo |
Santa Rosa de Viterbo
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco advierte: La hipocresía mata a las comunidades

© DR

Radio Vaticano - publicado el 06/06/17

En la homilía de la misa en Santa Marta, pide que el lenguaje cristiano sea veraz

«La hipocresía no es el lenguaje de Jesús», ni debe serlo de los cristianos ya que «el hipócrita es capaz de matar a una comunidad». Lo advirtió el papa Francisco en la misa de la mañana de este martes en la Casa Santa Marta del Vaticano. El Pontífice reafirmó que, al seguir el ejemplo de Jesús, el lenguaje de los cristianos debe ser veraz y advirtió sobre las tentaciones de la hipocresía y la adulación.

«Hipócritas»: Francisco subrayó esta palabra que Jesús usa muchas veces para calificar a los doctores de la ley. Son hipócritas, observó, porque «hacen ver una cosa pero piensan otra, como lo dice la misma etimología de la palabra».

La hipocresía no es el lenguaje de Jesús, no es el lenguaje de los cristianos

Estos doctores de la ley «hablan, juzgan», pero piensan otra cosa. Esta es la hipocresía.

«Y la hipocresía no es el lenguaje de Jesús. La hipocresía no es el lenguaje de los cristianos. Un cristiano no puede ser hipócrita y un hipócrita no es cristiano. Es así de claro. Este es el adjetivo que Jesús usa más con esta gente: hipócrita. Vemos qué hacen ellos. El hipócrita siempre es un adulador, en mayor o menor grado pero es un adulador».

Ellos, de hecho, intentan adular a Jesús. «Los hipócritas -comentó- siempre empiezan con la adulación». La adulación, prosiguió Francisco, es también «no decir una verdad, es exagerar, es hacer crecer la vanidad». De esta manera lamentó el caso de un sacerdote, «conocido desde hace mucho tiempo», que se bebía «todas las adulaciones que le hacían, era su debilidad».

Jesús nos hace ver la realidad que es lo contrario de la hipocresía y la ideología

La adulación, dijo, empieza «con mala intención». Es el caso de los doctores de la ley, del que se habla en el Evangelio del día, que someten a la prueba a Jesús, empezando con la adulación y haciendo una pregunta para hacerlo equivocarse: «¿Está permitido pagar el impuesto al César o no? ¿Debemos pagarlo o no?».

«El hipócrita tiene esta doble cara. Pero Jesús conoce su hipocresía, y dice claramente: ‘¿Por qué me tienden una trampa? Muéstrenme un denario’. Jesús responde siempre con la realidad a los hipócritas y a los ideológicos. La realidad es así, todo lo demás es hipocresía o ideología. Pero esta es la realidad: tráiganme un denario. Y muestra cómo es la realidad, respondiendo con la sabiduría del Señor: ‘Den al César lo que es del César -la realidad es que el dinero tenía la imagen del César- y a Dios, lo que es de Dios'».

El tercer aspecto, añadió el Papa, «es que el lenguaje de la hipocresía es el lenguaje del engaño, es el mismo lenguaje de la serpiente a Eva, es el mismo». Empieza con la adulación para luego destruir a las personas, incluso «arranca la personalidad y el alma de una persona. Mata a las comunidades».

«Cuando hay hipócritas en una comunidad -advirtió- hay un gran peligro ahí, hay un peligro muy feo». El Señor Jesús nos dijo: ‘Sea vuestro lenguaje: «Sí, sí»; «no, no»: que lo que pasa de aquí viene del Maligno’.

La hipocresía mata a las comunidades, hace mucho mal a la Iglesia

«La hipocresía hace mucho mal a la Iglesia», dijo con amargura el pontífice. Y advirtió sobre «esos cristianos que caen en esta actitud pecaminosa que mata».

«La hipocresía es capaz de matar a una comunidad. Habla dulcemente, juzga a una persona -lamentó-. El hipócrita es un asesino».

«Recordemos esto -recomendó el Papa-: si hay adulación, sólo se responde con la realidad. No me vengan con historias, la realidad es esta, como con la ideología, esta es la realidad. Al final es el mismo lenguaje del diablo que siembra esa lengua bífida en las comunidades para destruirlas».

«Pidamos al Señor que nos cuide para no caer en este vicio de la hipocresía, del enmascarar la actitud con malas intenciones -sugirió Francisco-. Que el Señor nos dé esta gracia: ‘Señor, que nunca sea un hipócrita, que sepa decir la verdad y si no puedo decirla, que me calle, pero nunca, nunca, sea un hipócrita'».

Tags:
hipocresíahomiliapapa franciscosanta marta
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
6
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
7
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.