¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué tienen en común un imán y un sacerdote?

Comparte

Cuando las cosas “comunes” y cotidianas están por encima de las diferencias...

Dos viejos amigos, un imán y un sacerdote, se reúnen para tomar el té. Charlan, dialogan, sonríen…al levantarse se dan cuenta de algo que tienen en común. Los dos, por cuestiones de la edad y la oración, tienen las rodillas castigadas. Tras su visita, deciden ir a Amazon y hacerse un regalo. Los dos coinciden…al abrir sus cajas sonríen y se dan cuenta de que los dos han pensado lo mismo: los dos han pensado en el problema del otro. Quizá unas rodilleras les ayudará a ambos a arrodillarse y rezar en sus respectivos lugares de culto.

Un imán y un sacerdote tienen muchísimas cosas distintas. Su manera de vivir, su pensamiento, su religión, su visión del mundo no tiene nada que ver. No obstante en su vida cotidiana quizá tengas más cosas en común de lo que la gente piensa: los dos son hombres que aman y buscan a Dios. Es el diálogo de la vida cotidiana del que hablaban Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Amazon, con este anuncio, quiso hacer un guiño a la amistad, a la unión, a la comunidad. No deja de ser una anuncio publicitario, no le pidamos alta teología o filosofía a un spot…pero…nos puede hacer pensar.

Nostra Aetate nos puede ayudar en esta reflexión:

La Iglesia mira también con aprecio a los musulmanes que adoran al único Dios, viviente y subsistente, misericordioso y todo poderoso, Creador del cielo y de la tierra, que habló a los hombres, a cuyos ocultos designios procuran someterse con toda el alma como se sometió a Dios Abraham, a quien la fe islámica mira con complacencia. Veneran a Jesús como profeta, aunque no lo reconocen como Dios; honran a María, su Madre virginal, y a veces también la invocan devotamente. Esperan, además, el día del juicio, cuando Dios remunerará a todos los hombres resucitados. Por ello, aprecian además el día del juicio, cuando Dios remunerará a todos los hombres resucitados. Por tanto, aprecian la vida moral, y honran a Dios sobre todo con la oración, las limosnas y el ayuno.

Si en el transcurso de los siglos surgieron no pocas desavenencias y enemistades entre cristianos y musulmanes, el Sagrado Concilio exhorta a todos a que, olvidando lo pasado, procuren y promuevan unidos la justicia social, los bienes morales, la paz y la libertad para todos los hombres (N.A: 3-4).

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.