Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 19 junio |
San Romualdo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Te sientes deprimido? Hay esperanza

Aleteia Team - publicado el 16/05/16

5 consejos de una joven de 18 años que recuperó las ganas de vivir

Creía que la vida era un castigo, no podía comer, se sentía mal consigo misma, los psicólogos no lograban ayudarla y se quería morir. Pero hoy con 18 años, Shelly Vidal asegura que salió de su depresión gracias a un encuentro personal con Jesucristo.

“Creo que el amor es lo más bonito que Dios ha puesto en los seres humanos”, afirma con una sonrisa, “el don de poder amar es la capacidad más preciosa que tenemos, darme cuenta de eso hizo que me subiera a esta barca de la que ya no hay que bajar».

“A partir de este momento empecé a mirar mi vida con un propósito, todo empezó a cambiar cuando empecé a darme cuenta de que alguien me estaba amando”, “me di cuenta de que había muchas cosas en mí buenas, que para Él eran preciosas aunque para mí fueran terribles», explica.

En ese proceso hubo algo que ella considera fundamental: «empecé a reconocer lo eterno». «Pensar que mi patria era el cielo» hizo que sintiera «muchas ganas de vivir», y recuerda una cita de santa Teresa del Niño Jesús que le impactó: «esta vida es tu navío pero no es tu casa”.

En este video, Shelly ofrece 5 consejos basados en su experiencia a personas que sientan que su vida no es importante o no tiene sentido:

1. Habla con Dios, cuéntale lo que te pasa, no importa si no sabes que decir o cómo hacerlo, orar no es un rito cuadrado, sino «hablar con quien sabemos que nos ama».

2. Cuéntaselo también a los demás, pero no a cualquier persona (algunos consejos pueden dañarte más) sino a alguien de tu confianza cuyos consejos puedan ayudarte.

3. Descubre que hay cosas en ti que son buenas aunque puedas cometer errores y no tener la perfección.

4. Encuentra personas que tengan tus mismos propósitos, que tengan tu misma visión, que quieran ir al cielo.

5. Y el más importante: ama, todo el tiempo y a todos porque el amor libera (y a veces tenemos estos problemas y sufrimientos porque nos centramos en nosotros mismos)

Tags:
amorconversiondepresionesperanzatestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
6
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
7
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.