¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lío en Nueva York a ritmo de hip-hop

Comparte

Los "Bosco Boys" atraen rapeando a los jóvenes a la confesión y la Eucaristía

Dos jóvenes new yorkers del seminario de los salesianos están convencidos de que en su ambiente urbano el hip-hop es una buena herramienta para difundir el Evangelio entre niños y jóvenes.

Son el dúo conocido como “Bosco Boys”, formado por Steven DeMaio y Stephen Eguino, que han puesto sus dones vocales y creativos al servicio del ideario de don Bosco… “atraer jóvenes a los sacramentos, especialmente el de la Reconciliación y la Eucaristía”, tal cual difunde el portal vocacional de la congregación en USA.

Con esa convicción este dúo ha presentado su última creación: “¿Quién dijo que no podías ser santo?”. Y, como es propio del hip-hop, en el video promocional (ver al final) Steven y Stephen desafían… rapeando con la letra, “haciendo lío” al bailar, animando por las calles de Nueva York a niños, jóvenes y familias.

La elección de Dios y el sí, previo al hip-hop

Steven Joseph DeMaio tiene 25 años de edad, nació en Sherman, Connecticut, en una familia con padres católicos donde –al igual que sus dos hermanas- recibió el bautismo, la comunión y la confirmación en la pequeña iglesia de la Santísima Trinidad, cercana al hogar familiar.

Lejos de casa, durante su primer año en la Universidad James Madison, lo fortalecía el vínculo “con un sacerdote increíble, el Padre Juan, que era el ministro del campus… Sus sermones me ayudaron en momentos difíciles de mi vida”, recuerda ‘Steve’.

Pero cuando al año siguiente el sacerdote partió a un nuevo destino, Steve, sin apoyo, se alejó de la Iglesia. El resto del tiempo en la universidad dejó de vivir la fe. Pero Dios, que es paciente, lo saldría a buscar en una invitación de las Hijas de María Auxiliadora para visitar la misión en Lusaka, Zambia… a aquella aventura no se podía resistir.

En la “City of Hope” -Ciudad de Esperanza- de Lusaka, los niños y jóvenes (1250) que allí viven y reciben educación abrieron los ojos de Steve. “Se me dio el tiempo y las condiciones para contemplar mi vida y saber lo que yo quería hacer”.

La diaria intimidad con Dios y los ideales de don Bosco ganaron espacio en el corazón de este joven. Luego, de regreso en USA, “los seis meses siguientes los pasé trabajando para mi padre y fortaleciendo mi regreso a la fe católica”. En febrero del año 2010 Steve dio el paso que hoy lo tiene en el seminario de los salesianos.

Su colega Stephen Eguino es del Bronx, el barrio duro de NY que vio nacer entre sus calles, plazas y parques el hip-hop. A este chico, parecía que Dios le había elegido desde el seno de su madre…

Se educó con los salesianos de New Rochelle, disfrutaba siendo monaguillo estando cerca del altar, iba a cuanto retiro de oración le invitaban y para más sumar energías, su hermano mayor se fue de casa para ser sacerdote salesiano.

Pero al llegar los rebeldes años de la adolescencia Stephen explotaba con un “¡no es para mí!” si alguien le sugería irse al seminario.

Al finalizar la secundaria su pasión por la vida religiosa decayó cuando partió a la Universidad de San Juan. Sí, pensó, sería Ingeniero Marítimo, construiría barcos y tendría una familia. “Pero Dios tenía otros planes para mí”. Estaba en su segundo año de la carrera cuando su madre vino a visitarlo.

Fueron a un restaurant del campus para almorzar y nada más sentarse su madre le preguntó qué tenía pensado hacer con su vida como Ingeniero Marítimo. “En ese momento pensé en silencio: “¡No tengo ni idea de lo que voy a hacer con mi vida!”, y al instante Dios me habló al corazón y dijo: “¡Stephen, tú tienes vocación!”. Rompí a llorar y en voz alta ante mi mamá dije: «Sí Señor»”.

Ambos jóvenes se esfuerzan hoy por vivir en el sacerdocio su camino de santidad.

Tienen por misión evangelizar, sanar, liberar, expulsar los demonios en nombre de Jesús, llevar toda la humanidad a Dios; porque, como reza el estribillo de su animado hip-hop, ¿quién dice que no podrían ser ellos o tú, que nos lees, un próximo santo, una próxima santa? Si te animas, disfruta ahora con el rap de los Bosco Boys.

Artículo originalmente publicado por Portaluz

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.