Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 25 septiembre |
San Cleofás
home iconEspiritualidad
line break icon

Los ángeles en la vida de santa Gema Galgani

Public domain

Gaudium Press - publicado el 02/10/15

"Esta mañana, cuando me desperté, allá lo tenía junto a mí"

El ángel de la guarda nos acompaña siempre a cada uno de nosotros, pero pocas personas reciben la gracia de poder sentir físicamente la presencia de ese protector.

Nuestros ángeles guardianes permanecen a nuestro lado incansables, solícitos, bondadosos, listos para ayudarnos en todo cuanto requiramos, ya sean necesidades materiales o espirituales.

Veamos el ejemplo de santa Gema Galgani, favorecida con la gracia de ver a su ángel de la guarda y conversar con él en repetidas ocasiones.

Por cierto, en nuestros días inquietos, eso contribuirá para aumentar en nosotros la devoción a nuestro mejor amigo, y nos estimulará a recurrir con más empeño a su concurso.

«¿No tienes vergüenza de pecar en mi presencia?»

Santa Gema Galgani (1878-1903) tuvo la constante compañía de su ángel protector, con quien mantenía un trato familiar. Ella lo veía, rezaban juntos, y él hasta incluso dejaba que ella lo tocase.

En fin, santa Gema tenía su ángel de la guarda en la condición de un amigo siempre presente. Él le prestaba todo tipo de ayuda, incluso llevando mensajes a su confesor, en Roma.

El padre Germano de San Estanislao, de la Orden de los Pasionistas, fundada por san Pablo de la Cruz, dejó en una narración la convivencia de santa Gema con su celeste protector: «Frecuentes veces al preguntarle yo si el ángel de la Guarda permanecía siempre en su puesto, al lado de ella, Gema se volvía para él con unas ganas encantadoras y luego se quedaba en un éxtasis de admiración todo el tiempo que lo fijaba«.

Ella lo veía durante todo el día.

Al dormir le pedía que velase a la cabecera de la cama y que le hiciese una señal de la cruz en la frente. Cuando despertaba, por la mañana, tenía la inmensa alegría de verlo a su lado, como ella misma contó a su confesor: «Esta mañana, cuando me desperté, allá lo tenía junto a mí«.

Cuando iba confesarse y precisaba de auxilio, sin demora su ángel la ayudaba, según cuenta: «[Él] me trae al espíritu las ideas, me dicta hasta algunas palabras, de forma que no siento dificultad en escribir«.

Además de eso, su ángel de la Guarda era un sublime maestro de vida espiritual, enseñándole cómo proceder rectamente: «Recuerda, hija mía, que el alma que ama a Jesús habla poco y se abniega mucho. Te ordeno, de parte de Jesús, que nunca des tu parecer si no te es pedido, y que no defiendas tu opinión, sino que cedas luego«.

Y todavía agregaba: «Cuando cometieres cualquier falta, acúsate luego de ella sin esperar que te interroguen. En fin, no te olvides de resguardar los ojos, porque los ojos mortificados verán las bellezas del cielo«.

A pesar de no ser religiosa, llevando una vida común, santa Gema Galgani deseaba consagrarse de manera más perfecta al servicio de Jesucristo.

Sin embargo, como a veces puede suceder, el simple anhelo de santidad no basta; es preciso la sabia instrucción de quien nos guía, aplicada con firmeza. Y así le pasaba a santa Gema.

Su suavísimo y celeste compañero, que todo el tiempo estaba bajo su mirada, no colocaba de lado la severidad cuando, por algún deslice, su protegida dejaba de seguir las vías de la perfección.

Cuando, por ejemplo, resolvió usar algunas joyas de oro, con cierto complacimiento, para visitar un pariente de quien las había recibido de regalo, oyó una saludable amonestación de su Ángel, al regresar a casa, que la miraba con severidad: «Recuerda que los collares preciosos, para adorno de la esposa de un Rey crucificado, solo pueden ser sus espinas y su cruz«.

Fuese cual fuese la ocasión en que santa Gema se desviase de la santidad, luego una angélica censura se hacía oír: «¿No tienes vergüenza de pecar en mi presencia?«.

Además de custodio, bien se ve que el ángel de la guarda desempeña el excelente oficio de maestro de perfección y modelo de santidad.

(Revista Arautos do Evangelho)

Artículo originalmente publicado por Gaudium Press

Tags:
angelsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.