Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 octubre |
San Juan de Capistrano
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

La ira, los encantamientos y el centro del Universo

Bark-CC

SIAME - publicado el 20/06/15

La ira entra en la vida de una persona justo en el momento en que ésta descubre que ya no es capaz de pronunciar palabras mágicas

Cuando el niño empieza a hablar, advierte que cada una de sus palabras es capaz de movilizar un ejército. Si dice leche, por ejemplo, la madre lo esconde en su regazo cariñosamente, o corre a la cocina para hervir agua, o manda al marido a la tienda más cercana a comprar lo que haga falta: para decirlo ya, todo empieza a moverse justo en el momento en que el bebé abre su boquita; leche, en este caso, es para él una palabra mágica. Ahora bien, si dice papá, un hombre de mediana edad sale del baño todavía enjabonado y con una toalla mal ceñida para hacer monadas alrededor de su cuna. 

Pero llega un día en el que sus palabras ya no hacen girar los mundos. Dice chocolate y su mamá empieza a reñirlo con estas palabras u otras parecidas: 

–¿Chocolate? ¿Pero es que estás loco? ¡En este momento nada de chocolate! 

Es entonces cuando nace la ira. Se acabaron las palabras talismán, el brujo fracasó, ya no le funcionan sus encantos ni sus encantamientos. ¿Y si pronunciara el sortilegio con un poco de más fuerza? Este es el momento en que decide echar mano de otro recurso: la palabra agresiva. El niño ya no se limita a decir dulcemente: chocolate, mamá, sino que grita: “¡Chocolate! ¡Quiero chocolate!”, a ver si así pega. Pero no pega. 

He aquí cómo empiezan las Memorias de un nómada de Paul Bowles (1910-1999), escritor norteamericano: “Arrodillado en una silla… contemplaba los objetos de la vitrina. A la izquierda del reloj de oro había una jarra de peltre. Después de mirarla fijamente un rato, pronuncié la palabra “jarra”. “Jarra”, repetí”. Y no pasaba nada, la jarra, por supuesto, no se movía. El niño que era Paul Bowles estaba descubriendo en aquel momento una cosa de suma importancia: que no basta con invocar algo para poseerlo; que su palabra, ¡ay!, no es tan poderosa como suponía. 

La ira nace, pues, cuando la persona descubre que ya no es el centro del mundo ni el ombligo del universo; que, independientemente de sus deseos, el planeta y los seres que lo pueblan seguirán su curso, arreglándoselas para vivir. 

¿Es la ira hija del orgullo? Quizá; en todo caso lo es también de la impotencia. El hombre airado quisiera, como el jefe de un poderoso ejército, devolver el universo a su momento más glorioso, es decir, al tiempo en que él era el centro. Con palabras mágicas ya descubrió que no puede; a ver si lo consigue con órdenes militares o golpes de fusta. Pero este recurso, a la larga, también se demuestra inútil. ¡Nunca, por desgracia, las cosas volverán a ser como en el tiempo en que roncaba en su cuna! 

Cuando después de ver que tampoco gritando pasa nada, el airado reacciona diciendo: “Oh, no debí haber dicho esto”. Pero por lo pronto ya lo dijo y ya hirió con sus palabras. El colérico –y no hablamos aquí de los humores hipocráticos– es un hombre que vive desdiciéndose, arrepintiéndose de sus accesos y pegando parches que, por más que quiera, nunca curarán del todo…  

Para Casiano, la ira es una enfermedad terrible que obstaculiza la mirada y envenena el alma de quien se abandona a ella: “Sea cual fuere la causa de esta efervescencia que radica en la cólera –escribe–, la verdad es que ciega los ojos del corazón. Es una enfermedad terrible que obstaculiza la mirada como la interferencia de una trabe que no permite a los ojos contemplar el sol de la justicia… A veces, el iracundo no puede manifestar ni llevar a cabo lo que le persuade su espíritu de revancha. Volviendo entonces contra sí mismo la ponzoña de la ira, la va madurando en su corazón sin proferir palabra. Mordiéndose los labios, se va consumiendo tácitamente en su interior» (Instituciones VIII,  6.11).

  • 1
  • 2
Tags:
virtud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
6
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.