Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Padre, quiero confesarme…

Comparte
Desde bien temprano, hice de la "confesión" un pilar de mi vida espiritual. Los años que viví en A Coruña, hasta los 23, acudía con frecuencia al sacramento de la Reconciliación. No dejaba pasar más de 15 días, más o menos, en volver a arrodillarme en uno de esos confesionarios "de los de antes", donde D. Nicolás, el sacerdote que me confesaba desde mi Primera Comunión, me escuchaba, me orientaba y, a la postre, me daba la absolución.

Cuando me trasladé a vivir a Madrid, la confesión perdió toda su fuerza. Me encontré con una gran ciudad, donde hacer cualquier cosa se convierte en tarea de titanes. Acercarse al sacramento se convirtió en una quimera, entre otras cosas porque nadie confesaba los domingos, durante la Eucaristía, en ninguna de las iglesias que hay cerca de casa. Puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que mi vida espiritual se debilitó. Fuerte en otros aspectos, el comunitario y la dedicación a la misión escolapia y evangelizadora, perdió mucho fuelle en el ámbito más personal. La voluntad estaba débil y las caídas, igual de frecuentes que siempre, empezaban a ser vividas por mí como parte de mi cotidianeidad. Tal vez, lo peor del pecado sea acostumbrarse a él, pensar que nada hay que hacer, que no hay remedio… tirar la toalla y dar la batalla espiritual por perdida.

Hace aproxidamente un año y medio que he encontrado un sacerdote cercano, en una parroquia cercana, con el que es fácil quedar y confesarse. La tensión espiritual ha vuelto. Hace dos días compartía yo en twitter que había salido de la confesión silbando, alegre, como cuando era niño y adolescente. La confesión siempre me ha devuelto la alegría y la frescura perdidas por el camino. Nunca he tenido pudor al contar el mal experimentado y aceptado, más bien al contrario. El mal debe ser aceptado, descubierto y destapado. Sólo así su peso insufrible en la vida queda liberado. Es entonces cuando uno suelta lastre y es capaz de ganar altura.

Lo humano y lo divino conviven. El Pedro "piedra" y el Pedro "traidor" somos cada uno de nosotros. Ambos somos. Y Jesús ha venido al mundo y muerto en la Cruz por eso mismo. Mi pecado ya ha sido perdonado y asumido en el Calvario. Yo necesito experimentar eso con frecuencia porque se me olvida. Y en esta Semana Santa, me resultaba inconcebible no estar en disposición  de aceptarlo… y recibirlo.

@scasanovam

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.