¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La catedral de Córdoba (3): mucho más que una mezquita

© Paolo Trabattoni
Comparte

Conocer la historia ofrece claves preciosas para el presente y el futuro

La catedral de Córdoba es un edificio extraordinario. Un híbrido histórico-artístico único con una trayectoria milenaria. Un lugar de culto desde la antigüedad y el corazón de la vida de la ciudad. Y no de una ciudad cualquiera, sino de la capital del Califato andalusí, cénit de la civilización hispanomusulmana.

Igualmente es testigo de una presencia cristiana continuada a pesar de diversas persecuciones. La Iglesia cordobesa custodia esta joya desde el siglo XIII, manteniendo el culto y preservándola como bien cultural de primer orden. 

1. Un espacio sagrado a través del tiempo

La catedral de Córdoba, consagrada a la Asunción de Nuestra Señora, es un edificio singular. A lo largo de la historia de la arquitectura muchas construcciones fueron diseñadas para un solo propósito y desarrollaron una sola función.

Sin embargo, existe un pequeño número de ejemplos que desafían esta convención. Son lugares que han sobrevivido a distintas etapas históricas. A cambios de uso, a diversas aportaciones culturales y que han adquirido un gran valor como modelo. Es por lo tanto erróneo hacer una lectura simplificada de un elemento complejo, lleno de riqueza material y simbólica.

Desde el siglo V, la basílica visigoda de San Vicente Mártir era la primera iglesia y sede episcopal. Aún se pueden observar restos en el tramo más antiguo de la mezquita. Trabajos arqueológicos del arquitecto Félix Hernández durante la II República sacaron a la luz restos de capiteles, pilares y mosaicos en el subsuelo.

Se ubicaba en un entorno natural privilegiado, cerca del río Guadalquivir, donde ya se emplazó un templo romano dedicado al dios Jano.

Con la caída de la monarquía visigoda cristiana a comienzos del siglo VIII, el templo se compartió brevemente entre ambas comunidades religiosas. Los cristianos pagaban tributo y la coexistencia era inestable. El primer emir cordobés, Abderramán I impulsó la edificación de una mezquita en esa ubicación por lo que compró parte del solar y dio inicio a la primera fase del edificio actual.

Un lugar de estas características tiene mucho valor en distintas dimensiones. Debe ser utilizado en beneficio de toda la sociedad.

Es en primer lugar un lugar de culto. No un museo, ni una reliquia fósil, sino un espacio de oración vivo para la comunidad cristiana. Esta cualidad requiere la protección y el respeto que la normativa prevé para estos recintos de forma que se salvaguarde el ejercicio de la libertad religiosa.

Es, asimismo, un tesoro histórico artístico y arqueológico, catalogado como patrimonio cultural de la humanidad. Lo que significa que existe un deber de protección y conservación de este legado para las generaciones futuras, un cuidado que compromete a la Iglesia y a los poderes públicos españoles y de la UE.

Significa mantener la integridad del conjunto, promover su estudio y divulgar su valor, en particular por la capacidad para enseñar a los jóvenes la importancia y continuidad del hecho religioso, su capacidad creativa y los desafíos provocados por la intolerancia.

Por añadidura, esta continuidad, diversidad y relevancia le da un valor universal. La catedral mezquita cordobesa tiene interés más allá de su utilidad para explicar la historia española.

No es un mero hito local, por significativo y valioso que sea. Es un símbolo que adquiere una escala internacional por su vinculación con Al Ándalus y la presencia islámica en Occidente.

Este ingrediente puede contribuir a un acercamiento constructivo entre pueblos y confesiones y habla de la riqueza de la cultura andaluza como integradora de sucesivas aportaciones civilizatorias, aunque deben afrontarse algunas dificultades asociadas, entre ellas, desechar o matizar los mitos sobre la tolerancia y la intolerancia entre comunidades en el pasado, y afrontar los retos de una asociación indebida entre estos valores y un debate tendencioso sobre la titularidad jurídica del edificio o su uso multiconfesional.

Páginas: 1 2 3

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.