Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los 20 libros preferidos de Papa Francisco

Public Domain
Comparte

Dostoyevsky, Borges, Manzoni y san Agustín, algunos de los autores

A Papa Francisco le encanta leer, fue él mismo quien habla repetidamente de su pasión, sabemos que cuando viaja en su bolso negro inseparable con la afeitadora, el breviario y la agenda, siempre lleva un libro. Pero ¿cuáles son sus gustos literarios y sus autores favoritos?

El mismo papa nos responde indirectamente esta pregunta a través de la larga entrevista concedida un tiempo atrás al director de la Civiltà Cattolica, el jesuita Antonio Spadaro.

Me he afeccionado a autores muy diferentes entre sí. Amo muchísimo a Dostoyevski y Hölderlin. De Hölderlin me gusta recordar aquella poesía tan bella para el cumpleaños de su abuela, que me ha hecho tanto bien espiritual. Es aquella que termina con el verso Que el hombre mantenga lo que prometió el niño.

Me impresionó porque quería mucho a mi abuela Rosa y en esa poesía Hölderlin pone a su abuela junto a María, la que dio a luz a Jesús, al que él consideraba el amigo de la tierra que no consideró extranjero a ningún viviente.
Gracias a la abuela Rosa, Francisco también ha conocido la obra de Nino Costa: con su poesía representativa del Piamonte, que el Papa conoce de memoria, ya que cuando era un niño su abuela le enseñó el dialecto Piamontés.

Continuando con los autores italiano Bergoglio ha declarado de haber leído ya tres veces “Los Novios” de Alessandro Manzoni y que todavía lo tiene en su mesita para volver a leerlo de vez en cuando. «Manzoni me ha dado tanto », dice, recordando una vez más a su abuela, «cuando era niño, me enseñó de memoria el comienzo de este libro: “El brazo del lago de Como que se dirige al mediodía entre dos cadenas ininterrumpidas de las montañas … “.»

Como Los Novios, el Papa leyó también tres o cuatro veces la “Divina Comedia”, el viaje imaginario de Dante en los tres reinos del más allá (Infierno, Purgatorio y Paraíso).

Acerca de novelas, otro de los libros favoritos del pontífice es “El Amo del Mundo” del Robert Hugh Benson, sacerdote anglicano, hijo de un arzobispo de Canterbury, que se convirtió al catolicismo. La novela, en la que el autor teme la desaparición de la fe cristiana debido a la influencia del relativismo.

El papa Francisco nos dice que en general le gustan los artistas trágicos, especialmente los más clásicos. «Hay una bella definición que Cervantes pone en boca del bachiller Carrasco haciendo el elogio de la historia de “Don Quijote de la Mancha”: “Los niños la traen en las manos, los jóvenes la leen, los adultos la entienden, los viejos la elogian”. Esta puede ser para mí una buena definición de lo que son los clásicos».

Por supuesto, entre muchos títulos, en la biblioteca de Bergoglio hay lugar para los libros religiosos. Los “Ejercicios Espirituales” de San Ignacio de Loyola, en primer lugar, el fundador de la orden de los jesuitas a la que pertenece. Y luego, entre muchos: “Las Confesiones” de San Agustín; “Teresa de Lisieux,  vida y  actualidad” de René Laurentin, dedicada a la monja carmelita, dramaturga mística conocida como Santa Teresa del Niño Jesús (o Santa Teresa), a la que el Papa es muy devoto.

También “Pedro y Magdalena” de Damiano Marzotto: un ensayo sobre la colaboración entre mujeres y hombres en el Nuevo Testamento, sobre la originalidad e la importancia el papel de la mujer en el proceso de evangelización, a la que llamó “un libro hermoso.”

No podemos olvidar en esta lista destacada de libros a Gerard Manley Hopkins, considerado uno de los fundadores de la poesía Inglesa, “Tarde he llegado a amarte” una novela de formación y conversión de Ethel Mannin, una reflexión sobre la relación entre los hombres con Dios, que debe el título a una cita de las Confesiones de San Agustín. Un libro que en su entonces el profesor Bergoglio hacía leer a sus alumnos del Colegio de la Inmaculada en Santa Fe, Argentina.

Páginas: 1 2

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.