Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 junio |
Santos protomártires de la Iglesia de Roma
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

En recuerdo de las monjas mártires del Ébola (1995)

Vitarosa Zorza

© null

Gelsomino del Guercio - publicado el 07/08/14

Seis religiosas cuyo proceso diocesano de beatificación concluyó a principios de este año

En estos días los medios internacionales están dando gran importancia a la epidemia de Ébola que ha causado en África 887 muertos y más de 1.600 casos de contagio según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hay centenares de voluntarios, médicos, enfermeros que en estos momentos luchan junto a las personas contagiadas para aliviar sus sufrimientos. Se combate el virus, un desafío a veces desigual, corriendo el riesgo de contraerlo. Una suerte que ya ha tocado a dos médicos americanos y a uno español. Y que en el pasado segó la vida de seis heroínas, de las que el 25 de enero de 2014 se terminó el proceso diocesano de beatificación.

Estamos hablando de las misioneras de las Poverelle de Bérgamo (Italia). Cuando el temido Ébola se instaló en su pueblo en el Congo, las seis monjas no huyeron, abandonando a la población, sino que intentaron combatirlo cuidando a las personas contagiadas con los pocos medios que tenían a su disposición. Su historia la ha contado el padre Giulio Albanese en Avvenire (26 marzo 2014).

El 15 de marzo del 1995, un hombre volvió a casa con fiebre después de una jornada de trabajo en los alrededores de un pueblo a poca distancia de Kikwit, en el ex Zaire. Diez días después murió, desangrado por un mal misterioso. En su familia, el contagio fue en cadena: primero el hermano, después los demás miembros de la familia. Después la enfermedad llegó a los demás miembros del pueblo, entre ellos sor Fioralba Rondi, que enfermó, contaron sus hermanas, mientras socorría a un moribundo. Murió el 25 de abril de 1995.

Después de sor Fioralba, la fiebre hemorrágica fue letal para sor Clarangela Ghilardi, sor Danielangela Sorti, sor Dinarosa Belle, sor Annelvira Ossoli. La última en contagiarse fue sor Vitarosa Zorza, que murió el 28 de mayo. La epidemia mató a 244 personas. Una de las causas de la difusión era la costumbre de tocar a los muertos durante los funerales, además del contacto directo con los enfermos como en el caso de las seis religiosas, que aún conscientes de la enfermedad ofrecieron su asistencia hasta que la fiebre comenzó a destrozar su cuerpo.

Tags:
enfermedadmartiresreligiosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.