Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 27 febrero |
San Gabriel de la Dolorosa
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Realmente estás viviendo?

CC Toshimasa Ishibashi

Carlos Padilla Esteban - publicado el 08/07/14

Es vivir y morir, un poco en cada instante. Detenerse ante el caído, aunque perdamos la vida y se nos escape un poco el plan tan bien trazado

Vivir es algo más que ver pasar el tiempo. Vivir es dar la vida, sin retener las horas. Dibujar los momentos que construyen mi alma. Acariciar el viento, como soñar despierto, como tocar las cumbres, como vivir sin pausa, sin miedo, sin sombras, sin tristezas.

Vivir de verdad. Intensamente. Lo hondo y lo pasajero. El placer de la vida y el dolor más profundo. Es tocar las heridas con un respeto santo, arrodillados. Es mirar el mañana, cuando amanece el día, descifrando los signos, encontrando el camino.

Es guardar entre los dedos la luz que hemos tocado, o la que no apreciamos. Es amar sin miedo a perderlo todo. Es aprovechar el momento, sin pensar que se escapa.

Es levantar el vuelo y caer cada noche, cansados, agotados, muertos, sin excusas, sin habernos guardado. Es pensar que los sueños sólo valen si florecen, porque si no lo hacen, se pierden y se olvidan.

Es creer que las palabras dan vida cuando creemos en ellas, en su fuerza creadora, en ese poder mágico que todo lo transforma. Es pensar que mi vida es pequeña y necesaria, útil e imprescindible. Porque somos únicos. Porque valemos oro.

Es agradecer el sol y disfrutar la tormenta, sin lamentar las pérdidas, sin el pecho oprimido. Es mirar lo que da luz y acordarse del pasado, saboreándolo, contemplándolo.

Es agradecer a la vida por tantos regalos y saber que todo es bueno, incluso lo malo. Es sonreír cuando estamos tristes y llorar con el que llora, aunque estemos alegres.

Es caminar despacio, esperando a los que nos siguen. Es detenerse a esperar, porque es lo más sano. Aunque perdamos el tiempo o el lugar o nuestro espacio. Porque nos necesitan, porque no saben el camino.

Es vivir y morir, un poco en cada instante. Detenerse ante el caído, aunque perdamos la vida y se nos escape un poco el plan tan bien trazado.

Es caminar con la herida, sin pretender estar sanos, dejando en las entrañas de la tierra algo nuestro, lo más sagrado. Es abrazar y sonreír, levantar y caerse.

Es construir un palacio aunque no lo habitemos. Dibujar ese cielo que nunca surcaremos. Es navegar con calma un océano sagrado, sin saber el destino, sin importarnos tanto.

Es vivir de verdad, porque la mentira hiere, sin esconder los miedos, sin ocultar caídas. Con la cabeza alta, sin hundirnos, caminando siempre hacia delante.

Es tocar la esperanza hecha carne en la vida, en las almas que encontramos, en las personas que se nos confían.

Es aceptar las cosas, como son, sin querer cambiarlas, sin temer perderlas, sin querer poseerlas. Es surcar los hondos mares, paladear la brisa, sonreír a la luz que desvela horizontes y sostener la noche que antecede al día.

Es amanecer con calma y atardecer sonriendo. Es vivir y morir, amando a cada paso. Es guardar en mi alma la luz de cada día.

Creo que la vida es distinta cuando aprendemos a vivirla con el Señor. El Señor camina a nuestro lado. Vivir con Él significa vivir recostados en su pecho. Como decía CS Lewis: «Si quieres estar caliente, permanece cerca del fuego. Si quieres tener alegría, paz, vida eterna, permanece cerca de lo que las posee».

Si permanecemos cerca del Señor todo será más fácil. Allí descansaremos. Allí encontraremos la paz que tantas veces nos falta. Volvemos a Él. Descansamos en su costado abierto. 

Tags:
almavida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.