Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 28 septiembre |
San Wenceslao
home iconActualidad
line break icon

Mensaje para Venezuela

© DR

Rafael Luciani - publicado el 14/02/14

Resistencia profética y no-violencia

A lo largo de los siglos, muchos cristianos han llegado a justificar, e incluso, bendecir acciones violentas. Parte de la contradicción radica en una falsa imagen de Dios como un ser castigador y en una fe que olvidó su referencia a la praxis profética de Jesús.

Jesús nos muestra una propuesta insólita de no-violencia, cuyo potencial para producir cambios es inimaginable si ejercemos acciones concretas de resistencia profética, como las que él mismo hizo al optar por las víctimas, denunciar el empobrecimiento y acercarse a los enfermos. La existencia de víctimas desenmascara la parcialidad de un sistema judicial (Lc 18,2), la pobreza muestra el fracaso de las políticas socioeconómicas (Mt 20,6-7) y el abandono a los enfermos revela nuestra indolencia. Hacerse cargo de estas tres realidades representó para Jesús un proceso de «conversión» que lo llevó a vivir buscando la justicia (Mt 5,10-11; 6,33), practicando la solidaridad (Lc 2,21; Mt 25,35) y sanando (Mt 25,36).

La no-violencia no es, pues, inacción o resignación. «Poner la otra mejilla» (Mt 5,39) no significa renunciar a los derechos y entregarse al violento. Es un llamado a no ser como el victimario. Jesús se lo advierte a Pedro: «los que a hierro matan, a hierro mueren» (Mt 26,52). La violencia comienza con palabras y puede crecer hasta convertirnos en víctimas de nosotros mismos (Gn 9,6).

La no-violencia pertenece a la ética de la resistencia activa. Forma redes eficientes de protesta social que atraen por el testimonio de las personas. Ghandi, Luther King y Mandela hicieron de ella el modo para lograr cambios y caminos de liberación que, para muchos, parecían imposibles. Estos hombres provocaron salidas políticas frente a ideologías totalitarias frenando así la posibilidad de una mayor violencia.

No nos damos cuenta de lo inmersos que estamos en la violencia con nuestras palabras y acciones, viviendo a la defensiva y bajo la sombra de una profunda indolencia. Ello significa que nos hemos acostumbrado a convivir con el mal (Sal 36,4) y hemos pasado a ser cómplices de lo que ocurre (Os 4,2).

La praxis de Jesús es muy clara. Su rechazo al «homicida» es absoluto (Jn 8,4-7; Ex 20,13), porque cuando se mata a alguien, se mata a un «hermano» (Gn 4,9-10). Aún más, no solo matamos físicamente, sino también con acciones y palabras, con cólera y odio (Mt 5,21s; 1Jn 3,15).

Sí es posible estar a la altura de los retos de una época y sanar a una sociedad para que no haya más víctimas, pobres ni enfermos. Pero no es Dios quien tiene que cambiar de actitud y hacer algo por el mal que nos afecta, sino nosotros mismos los que tenemos que cambiar y no ser indolentes ante el mal. No podemos seguir en el papel pasivo de observadores, pues todos estamos siendo afectados. Solo cuando venzamos la indolencia y la resignación, podremos decir que «ya no habrá muerte ni llanto, ni gritos ni fatigas» (Ap 21,4).

Rafael Luciani
Doctor en Teología
rlteologiahoy@gmail.com
@rafluciani

Tags:
protestasvenezuelaviolencia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
5
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
6
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.