Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
Santa Paula Montal
home iconActualidad
line break icon

El ocaso del juancarlismo en España

Jorge Guerrero

Salvador Aragonés - publicado el 10/06/13

Una reflexión sobre los aciertos y errores del régimen surgido de la Transición

El régimen democrático español iniciado en 1979 con la aprobación de la Constitución, después de la Transición política impulsada por el rey Juan Carlos, se encuentra en una crisis de la que todo el mundo habla. No solo es una crisis económica, sino una crisis política, una crisis institucional y una crisis en el modo de hacer política que es lo que ha distinguido este régimen.

La mayor responsabilidad de la crisis del régimen –no del régimen democrático—descansa en el modo de hacer política y de dirigir los destinos del Estado, así como de la estructura del propio Estado basado en la Constitución. Hay un desgaste evidente de las instituciones claves de España, como son la Monarquía, los partidos políticos, el mismo poder judicial, que está muy politizado en la cúspide, y las principales instituciones económicas, en especial las financieras.

En cuanto al modo de hacer política, estamos viendo que la corrupción se ha extendido entre la clase política española desde la transición, tanto en la lucha contra el terrorismo, como en el uso fraudulento de los caudales públicos. Es un modo de hacer política donde no hay apenas líneas de separación entre lo público y lo privado, entre la profesionalidad en los cargos públicos y el amiguismo y nepotismo. El poder económico y financiero ha funcionado con poco control, lo mismo que el poder judicial y sobre todo el Tribunal Constitucional cuyos miembros son elegidos mayoritariamente  por el Gobierno, el Congreso de los Diputados y el Senado. La división de poderes de Montesquieu (la separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial) apenas existe y hay tales vasos comunicantes entre los tres poderes, en cuyo vértice está el Rey, que ha desfigurado el diseño del revolucionario francés. Esto es lo que se denomina el régimen juancarlista, el régimen que surgió de la Constitución de 1979.

La estructura del Estado a través de cuatro niveles de decisiones (local, provincial (diputaciones), autonómico y estatal) se ha demostrado caro e ineficiente. Los funcionarios se han multiplicado por tres, pero la eficiencia no ha tenido el mismo multiplicador. Se han creado 17 representaciones políticas (parlamentos y gobiernos autonómicos), y ha aumentado el amiguismo y el clientelismo político, y con ellos la corrupción. A todos los niveles se ha impuesto la partitocracia: o eres del partido o no juegas en este tablero.  

El modo de hacer política, en general, no ha tenido en cuenta la ética, ni el servicio al Estado y al ciudadano: ha prevalecido el servicio al propio partido y a los propios amigos. Los partidos, pendientes de las encuestas, no siguen sus programas electorales, sino que practican políticas que les hagan mejorar las encuestas. En las elecciones a nivel local y autonómico ha prevalecido la política del que promete más, y así se han llevado a cabo obras faraónicas, totalmente inútiles, sin mirar si la administración podía pagarlas. La administración del Estado ha llegado a un endeudamiento realmente casi insoportable. Y por no hablar de los nacionalismos que están surgiendo con un claro sentido disgregador de España. El pueblo cree cada vez menos en las instituciones y sus representantes porque no hay transparencia, porque hay demasiados favoritismos, porque pagan justos por pecadores.

La Monarquía, por su parte, que siempre había sido respetada y bien valorada por los españoles, ha entrado en una espiral de fracasos. La institución monárquica está muy ligada a la familia, a una familia que es la depositaria de unos derechos históricos, y la opinión pública quiere que esta familia funcione bien y sea ejemplar en sus comportamientos públicos y privados. En España además es una Monarquía católica que debería ser ejemplar. Nada de eso se ve en este momento, tanto desde la caza de elefantes, como de las peligrosas amistades del Rey, dejando a la Reina en una figura poco menos que decorativa y viviendo en Londres, además de los turbios negocios del yerno del Rey, Iñaki Urdangarín, de los que no se puede decir que la Casa Real no tenía ningún conocimiento, a tenor de los mails que se han publicado en los que se ha implicando al entorno del Rey. Queda por el momento fuera de sospecha la actividad del Príncipe Felipe, aunque su esposa la Princesa Letizia no acaba de alcanzar la estima que le gustaría tener dentro de España.  En otras palabras, en la Monarquía también ha habido un modo de hacer las cosas en consonancia con el resto de las instituciones del Estado. El Rey hizo muy bien la transición y recondujo el golpe de Estado de 1981, pero de eso hace demasiado tiempo.

¿Puede el rey Juan Carlos enderezar la situación actual?  No lo creo. Su modo de dirigir la Jefatura del Estado no ha sido modélica de un tiempo a esta parte, al permitir que los distintos poderes del Estado se hayan abandonado a maneras de hacer muy poco ejemplares. Tiene, eso sí, un prestigio internacional, pero hoy por hoy es el único activo que le queda. Juan Carlos ha cumplido los 75 años. ¿Por qué no abdica a favor de su hijo? Tal vez ahora, con la crisis económica galopante, no es el momento  pero alguna señal debería dar cuando Holanda y Bélgica deciden pasar el testigo de la corona.

Juan Carlos fue elegido Rey por las Cortes franquistas y a propuesta del general Franco, quien en su testamento dejó muy claro que el Ejército y las instituciones del Estado franquista debían obediencia a Juan Carlos. El rey Juan Carlos, consciente del origen de su legitimidad, ha buscado siempre mantener una excelente relación con los líderes socialistas, tal vez para hacerse perdonar su origen en el franquismo. Tuvo excelentes relaciones con Felipe González y con Rodríguez Zapatero. Sin embargo, tuvo unas relaciones tibias o malas con Adolfo Suárez al final de su mandato y con José María Aznar. Con Mariano Rajoy mantiene unas relaciones de tibieza. Ahora lo que le preocupa al Rey es la situación de la Familia Real, que él no ha sabido encauzar, y la falta de encaje del Estado. En el primer caso lo tiene muy difícil porque no intervino en su momento en la crisis familiar. En el segundo caso debería dejar el timón a su hijo, porque no se puede construir un nuevo Estado juancarlista bis. Nunca segundas partes fueron buenas.

El régimen español actual más que monárquico es un régimen juancarlista, pues el Rey hizo el Estado a su medida. La gente en España no es monárquica, sino juancarlista, y el problema más importante hoy de España es el modo de hacer política de Estado por parte de las instituciones básicas, un modo de hacer falto de ética e identificado con el juancarlismo y que hoy las opinión pública rechaza, según las encuestas del CIS. Vivimos en el ocaso del juancarlismo.

Tags:
democracia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.