Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
San Witta (Albino) de Bürberg
Aleteia logo
home iconOtros Cultos
line break icon

¿Es posible el diálogo con las sectas?

AFP PHOTO / Jorge UZON

Oración de un pastor evangélico en Guatemala

Flaviano Amatulli Valente - publicado el 20/05/13

Actitudes del católico frente a los que tienen otras creencias: respeto y comprensión para todos, ecumenismo con los que buscan la unidad y colaboración con todos los hombres de buena voluntad

En nuestras relaciones con los que no comparten nuestra misma fe, es importante tener presentes dos principios, contenidos en el documento conciliar sobre la Libertad Religiosa (Dignitatis Humanae): la libertad de conciencia y la libertad religiosa.

La libertad de conciencia consiste en el derecho y el deber que tiene cada hombre de buscar la verdad y seguirla según su conciencia. Nadie tiene el derecho de imponer a otro una determinada creencia, aunque parezca como la mejor.

La libertad religiosa consiste en el derecho que tiene cada hombre de profesar públicamente su creencia, a solas o en grupo, sin que nadie se lo pueda impedir.

Teniendo presentes estos dos principios básicos, he aquí algunas actitudes frente a los que no comparten nuestra fe: la tolerancia, el diálogo, el ecumenismo, la defensa de la fe y la colaboración.

La tolerancia consiste en respetar a todos, sin distinción de credo, raza o ideología.

El diálogo consiste en hablar y escuchar. Es el método más adecuado para favorecer el conocimiento y el respeto mutuo, y tiene que estar siempre abierto para todos, creyentes y no creyentes, confiando en el “esplendor de la verdad” y tratando siempre de comprender, más que juzgar.

En tercer lugar, por movimiento ecuménico se entienden, según el Concilio Ecuménico Vaticano II, “las actividades e iniciativas que, según las variadas necesidades de la Iglesia y las características de la época, se suscitan y se ordenan a favorecer la unidad de los cristianos” (Unitatis Redintegratio, n.4).

Por lo tanto, al hablar de ecumenismo no se trata de una especie de convivencia pacífica entre los discípulos de Cristo, aceptando la división como un hecho normal. Se trata más bien de un esfuerzo consciente por sanar las divisiones, que se han ido creando a lo largo de la historia y restablecer la unidad, haciendo realidad el deseo de Cristo en vísperas de su pasión: “Que todos sean uno” (Jn 17,21).

Teniendo presente todo esto, no puede haber ecumenismo y proselitismo al mismo tiempo. Se trata de dos caminos contrarios. Afortunadamente es ya una hermosa realidad el diálogo ecuménico entre la Iglesia católica, las Iglesias Ortodoxas y las que tuvieron origen a raíz de la Reforma Protestante. Ojalá que algún día pueda darse también con aquellos grupos que actualmente tienen una actitud sectaria, una vez que tomen conciencia del grave daño que están provocando a la causa del Evangelio y opten por el camino de la reconciliación y la unidad.

La defensa de la fe (o apologética) es la actitud frente a los grupos proselitistas, que tratan por todos los medios de socavar la fe de los católicos más débiles para llevárselos a sus grupos. Frente a esta situación, es preciso fortalecer su fe, ayudándolos a conocer la identidad católica y a responder a los ataques que vienen de los grupos proselitistas, “dando razón de la propia esperanza” (1Pe 3,15).

Respecto a la actitud de colaboración, cuando se trata del amor hacia el prójimo, para el discípulo de Cristo no existen barreras. Dijo Jesús: “Si aman a los que los aman, ¿qué premio merecen? ¿No hacen lo mismo también los paganos?” (Mt 5, 46).

Por lo tanto, tenemos que esforzarnos por estar presentes en las luchas que se libran en favor del hombre y la creación entera, colaborando con todos sin distinción de credo o ideología. Este esfuerzo común tiene que dirigirse para remediar los males que afligen nuestra sociedad, como son “el hambre y las calamidades, el analfabetismo y la miseria, la escasez de viviendas y la injusta distribución de los bienes” (Unitatis Redintegratio, n. 12).

Tenemos que acostumbrarnos a vivir en una sociedad pluralista, respetando a todos, pero al mismo tiempo guardando nuestra identidad como católicos. Que la fe, en lugar de dividir, sea un estímulo más para superarnos como seres humanos y luchar en favor de las grandes causas de la humanidad.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.