Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Los niños muertos sin bautismo van al limbo?

Elena Schweitzer

Aleteia Team - publicado el 24/04/13

Siempre se ha dicho que los niños sin bautizar iban al limbo. ¿Es eso cierto? ¿Dónde van, si no?

Antes se nos decía que los niños sin bautizar iban al limbo. Ahora no; si se buscan referencias al limbo en el Catecismo de la Iglesia Católica, no se encontrará ninguna.

Esto requiere una explicación.

La existencia del llamado limbo nunca ha sido una verdad de fe. Era una solución teológica a un problema que se planteaba con los niños muertos sin bautizar antes de llegar al uso de razón.

Se pensaba que no podían ir al cielo, porque la gracia es un don gratuito que se recibe con el Bautismo –al menos el de deseo-, y al no recibirlo no podían acceder a la gloria.

A la vez, tampoco podían ir al infierno (ni al purgatorio), porque ahí solo se puede ir a causa de los pecados cometidos, y en este caso no lo había.

La conclusión es que tendrían que ir a un sitio distinto de los anteriores, donde gozarían de una especie de felicidad natural sin la gloria. Y a ese lugar se llamaba el limbo.

Semejante razonamiento parecía tener su lógica, pero a la postre ha demostrado crear más problemas de los que pretendidamente soluciona.

En la Revelación es clara la voluntad salvífica universal de Dios respecto a los hombres, y el que el único fin del hombre es el sobrenatural, la gloria.

Se puede rechazar ésta y quedarse así sin ella por toda la eternidad, pero lo que no resulta razonable pensar es que hay seres humanos que escapan a la gloria sin culpa por su parte; supondría decir que Cristo no ha muerto por todos.

¿Entonces…? Lo único que se puede decir es lo recogido en el nº  1261 del Catecismo de la Iglesia Católica: “en cuanto a los niños muertos sin Bautismo, la Iglesia solo puede confiarlos a la misericordia divina, como hace en rito de exequias por ellos.

En efecto, la gran misericordia de Dios, que quiere que todos los hombres se salven (Cf. I Tim 2.4) y la ternura de Jesús con los niños, que le hizo decir: «Dejad que los niños se acerquen a mí, no se lo impidáis» (Mc 10,14), nos permiten confiar en que haya un camino de salvación para los niños que mueren sin Bautismo.




Te puede interesar:
Padres, bauticen a sus hijos lo antes posible, ¡hay diferencia!

Tags:
bautismodogmasinfancialiturgia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.