Aleteia

Taboo o un viaje por el peligro, la oscuridad y el misterio

Robert Viglasky/FX
Comparte
Comenta

Una serie TV ambientada en un Londres tétrico e inhumano

Siempre que veo el rostro sencillo de Oona Chaplin en la pantalla me acuerdo de Salinger, que se enamoró perdidamente de su abuela. Cuando la veo interpretando a Talisa Maegyr en Juego de Tronos o a Zilpha Geary en la serie Taboo, no hago nada más que distraerme y pensar en aquellas obsesivas cartas que J.D. Salinger le enviaba a diario desde el ejército a otra Oona, a Oona O´Neill, cartas de más de diez páginas, al tiempo que le enseñaba fotos a sus amigos diciendo: “Ésta es mi novia”. Pero la abuela interrumpió el idilio con el escritor y al cumplir los 18 se casó con el gran Charlie Chaplin, que ya tenía 54.

Pienso en esta parte de la biografía de Oona, en esa parte de nosotros que no controlamos y en esa genética cinematográfica de la actriz, que borda sus papeles, porque irradia un encanto y una fuerza, fija con la mirada el tiempo y el silencio, y hace de cada aparición una fiesta de la imagen.

Porque Taboo, la nueva serie que estrenó hace unos meses la imprescindible HBO, es grande porque tiene ante todo un gran reparto de actores y actrices que complementan a Oona: Tom Hardy, principal personaje de la serie que encarna a James Keziah Delaney y cuya interpretación raya la perfección; Jonathan Pryce, el Gorrión Supremo de Juego de Tronos y en el papel de Stuart Strange en esta nueva serie; o Michael Kelly, que nos viene deleitando en House of Cards capítulo a capítulo y que ahora es Dumbarton en Taboo.

Y si a estas interpretaciones, a esta guerra de excelencia en la pantalla, le añadimos un contexto delicioso, el resultado es un exquisito artefacto que infunde en el espectador un deseo incesante por descubrir, de una sola vez, todo el material fílmico de alto voltaje que esconde la primera temporada de una serie ambientada en el Londres del siglo XIX, un Londres de carruajes con faroles tenues, calles apagadas de adoquines sucios, casas oscuras donde excava un espacio la luz de una vela, intereses comerciales y geoestratégicos clave en el estrecho de Nutka –con algunos olvidos históricos que le han granjeado algunas críticas-, y un pasado donde habitan los secretos.

La historia de Taboo se cuece a fuego lento y tiene visos de ir a más, de no quedarse en otra serie histórica para el recuerdo. Tras esta fulgurante primera temporada, de ocho capítulos, aguardamos con anhelo la siguiente, anhelamos otro viaje a una época de peligro, intriga y misterio.

Ficha técnica

Título original: Taboo

País: Reino Unido

Año: 2017

Director: Steven Knight

Guión: Steven Knight, Tom Hardy y Chips Hardy

Fotografía: Mark Patten

Música: Max Richter

Duración: 57 minutos

Género: Melodrama (serie)

Reparto: Tom Hardy, Oona Chaplin, Leo Bill, David Hayman, Michael Kelly y Jonathan Pryce

 

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
cineserie tv
Newsletter
Recibe Aleteia cada día