Aleteia

“Cantar a Dios se volvió para mí un llamado, hasta que él así lo disponga”

Comparte
Comenta

Hablamos con Azeneth González, cantautora católica mexicana

Azeneth es mexicana, y ha dedicado una prometedora carrera musical a la evangelización. ¿Por qué? No fue esa su primera idea: Cuando en 2002 ingresó en el reality show La Academia, (programa de televisión de TV Azteca), lo que ella quería es ser alguien en el mundo de la música. Pero, como ella dice en su testimonio, “allí no estaba Dios”. Finalmente, sintió que tenía que elegir: o renunciaba a la fe y los valores en los que había sido criada, o tenía que dejar ese ambiente. Y lo hizo.

Desde entonces, su vida tomó una nueva dimensión: ha predicado y evangelizado en varios países, se ha convertido en una firme defensora del derecho a la vida y ha fundado y formado varios grupos apostólicos, como Vida.Life (internacional) y el Ministerio uno en Cristo (México). Todo esto, sin dejar la música. De su vocación nos habla en esta entrevista, también de su nuevo trabajo:

– ¿Desde qué edad cantas y quién te enseñó las primeras canciones?

Canto desde los 7 años participando en los coros, estudiantinas y grupos de colegio católico en el que estuve y de la Iglesia. Mis primeras canciones las aprendí estando en el coro del colegio para la misa mensual que teníamos.

– ¿Quién fue la primera persona que te habló de Dios?

Mis padres, especialmente mi mamá, ella siempre nos platicaba a mis hermanos y a mí de Dios, de quién era Jesús, y del porqué íbamos a la iglesia, también nos enseñaba a orar todas las noches y a rezar el santo rosario todos los días.

-¿Qué te llevó a dejar la música secular y empezar a cantar para Dios?

Fue a partir de mi encuentro con Dios; siempre menciono que mi testimonio parte de conocer mucho de Jesús, a conocer a Jesús, ya que aunque siempre le tuve mucho respeto y gran admiración por todo lo que me habían enseñado de su mensaje y de su vida, pero no tenía una relación cercana con él y mucho menos podía considerarme testigo de su presencia real y viva.

Sin embargo, cuando me encontré con él, yo estaba decidida a dejarlo todo para servir a los pobres, pero con el paso del tiempo y sin buscarlo mi servicio se volvió a través de la música, para compartir otro tipo de pobreza, la del espíritu; así fue como las invitaciones comenzaron a llegar, una tras otra sin buscarlas como hasta ahora. Por lo que cantar a Dios se volvió para mí como un llamado, hasta cuando él así lo disponga.

– ¿Qué dicen tus amigos o conocidos cuando les cuentas sobre tu apostolado?

Al principio, me tachaban de radical por mi cambio de vida y les parecía algo totalmente extraño, especialmente porque haciendo lo que hago podía vivir de la providencia de Dios. Después muchos de ellos han terminado ayudando en la misión y algunos de ellos aún siguen aportando sus conocimientos y talentos para esta misión.

– ¿Cómo ves a la iglesia joven de hoy?

Creo que hoy en día quizá hay menos jóvenes que los que años atrás uno veía en la Iglesia, pero ahora la Iglesia joven esta madurando pues hoy en día son mas los jóvenes comprometidos, formados y firmes en la fe, con una entrega más pura y congruente en su servicio, siendo grandes testigos de una Iglesia viva y dispuesta a seguir llevando el mensaje de Cristo a toda la humanidad y a toda costa.

6- ¿Algo gracioso que te haya pasado cantando?

Bueno de hecho me sigue pasando, algunas veces he cambiado la letra de mis canciones en pleno concierto, y queda tan bien que en ocasiones me ha gustado más la nueva versión, pero en una ocasión olvide por completo la letra, y era un evento importante donde se reunieron muchas, muchas estaciones de radio y lo estaban transmitiendo en vivo, se me borró por completo y comencé a tararear la melodía pero casi muriéndome de la risa, hasta que me di por vencida no la recordé y me salte a la parte del coro.

– ¿El que canta ora dos veces? 

Esto es a lo que llamo bendita unidad ya que el canto siempre une a los corazones en una misma oración, tanto el del que canta como el de aquel que escucha, pero que juntos buscan alabar y elevar  su oración a Dios. Pero ante todo pensar siempre en lo que decía el buen San Agustín: “No entones las alabanzas divinas sólo con la voz, acompaña también la voz con las obras. Si cantas sólo con la voz, por fuerza tendrás al fin que callar; canta con la vida para no callar jamás.”

– ¿Que proyectos tenés a futuro?

Estoy terminando de producir un nuevo material discográfico para la compañía de OCP de música litúrgica, es una misa completa, con cantos totalmente inéditos en español, que llevará el nombre de Misa Santa Teresita del Niño Jesús.

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
Cecilia Musicentrevista
Newsletter
Recibe Aleteia cada día