Aleteia

Libros que hablan, la “biblioteca humana” de migrantes en Chile

Facebook Colectivo MIGRA
Comparte
Comenta

Por primera vez se realizó la actividad en el país sudamericano bajo la temática migración

¿Qué sucedería si al ingresar a una biblioteca para leer en su lugar te encuentras que el libro es la propia persona?

Para algunos puede resultar novedoso, para otros no. En el caso de la ciudad chilena de Talca, ubicada en la región de Maule, se trató de un hecho inédito y una gran oportunidad para dialogar e intercambiar puntos de vista con aquel a quien a veces se considera diferente.

En esta ocasión, y en un espacio público de la ciudad como lo es la Plaza Cienfuegos, personas extranjeras que han llegado al país trasandino hicieron las veces de “libros que hablan” gracias a una actividad impulsada por el colectivo MIGRA, que entre otras cosas busca contribuir a la integración social y al reconocimiento a la población local migrante que está instalada en alguna ciudad, indica La Nación.

Y el ejercicio es muy interesante, la persona que llega al lugar puede recorrerlo y pararse frente a los diferentes “libros que hablan”, quienes inmediatamente se ponen a contar sus historias, orígenes, sueños, entre otras cosas, sin descartar la instancia de la interacción con el “lector”.

En este caso, al estar enfocada la temática en la migración, los protagonistas de esta biblioteca humana son personas que han llegado a Chile de lejos, o quizás no tanto, y de diversas maneras.

“Esto genera la real conexión que se tiene no solamente con el país, sino con las personas que lo habitan y las historias que tienen. Estas jornadas nos enseñan que todos podemos vivir en una misma comunidad, de verdad en hermandad, en estos momentos en los que la xenofobia nos hace tanto daño, pero que la humanidad nos demuestra que hay más valor en los seres que lo que realmente podemos ver”, expresó a La Nación, Jairo, un extranjero colombiano, que en este caso hizo de “lector”.

Pero también está el testimonio exclusivamente de estos “libros humanos”.  Por ejemplo, Isaac, un catalán que ha estado viviendo mucho tiempo en África indocumentado y que se sintió por primera vez en su vida como una “minoría étnica”.

Al mismo tiempo reflexionó sobre la actividad. “La experiencia ha sido muy linda, muy bonita. Además, los ‘lectores’ han sido muy participativos, han entendido muy rápido el mensaje que quería darles y ha estado todo muy interactivo”, describió a La Nación.

Video publicado en Facebook de MIGRA

Chile fue escenario de esta actividad en esta ocasión, pero la iniciativa surgió hace varios años en Europa y se ha reproducido en decenas de países del mundo.

En tanto, esto sucede también en un país donde el fenómeno de la migración se ha ido incrementando en los últimos años y en donde el tema ha llegado a niveles fuertes de debate, que van desde posturas muy rigurosas hacia otras más compasivas con respecto a aquel que llega desde otro país.

Por ende, esta actividad también ha colaborado ha colaborado a generar mayor sensibilidad en cuanto al tema, más que nada en lo referente a la ruptura de estereotipos y mayor comprensión ante las diferencias culturales.     

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
Bibliotecachilemigrantes
Newsletter
Recibe Aleteia cada día