Espiritualidad

Si Dios sabe nuestras necesidades ¿por qué le pedimos bienes en la oración?

No pretendemos cambiar la voluntad de Dios

Si Dios sabe nuestras necesidades ¿por qué le pedimos bienes en la oración?

lauren rushing-cc

Al pensar en Dios como atento de nuestras plegarias surge un problema, pues si Dios sabe todas las cosas, incluidas nuestras necesidades, ¿qué sentido tiene pedir a Dios lo que Él ya sabe? Santo Tomás de Aquino nos ayuda a encontrar soluciones a este problema.

Enfrentar la grandeza infinita de Dios desde la humildad humana puede ser una experiencia sublime, es decir, que nos sobrepasa. Cuando llegamos a saber que Dios es Espíritu puro y excelencia en suma bondad, caridad, justicia y conocimiento, nuestros planteamientos parecen desvanecerse ante su grandeza.

Dios, en su excelencia es omnipotente y dueño de la Providencia, que es el plan divino para que todas las cosas alcancen su fin, en plenitud con la libertad de cada individuo. Parece que hay una confrontación entre las peticiones de los hombres en la oración y el conocimiento perfecto de Dios de todas las cosas, incluso las posibilidades de los individuos. Estos tres problemas son:

1) Si Dios sabe nuestro futuro y necesidades no tiene sentido pedir las gracias que Él ya sabe que necesitamos.

2) Con los ruegos se pretende doblegar la voluntad de aquél a quien rogamos. Es así que rogamos a Dios, pero Él es indoblegable, por lo que nuestras oraciones y peticiones no tienen sentido.

3) Las cosas que se dan con generosidad son las que más cuesta dar si son pedidas con súplicas. Pero Dios es generosísimo, así que no tiene sentido pedirlas, pues Dios es tan generoso que las súplicas no alcanzarían un límite para que las diera.

Revisemos los argumentos que contestan estas objeciones basándonos en el pensamiento de Santo Tomás de Aquino para hacerlo. Tomemos en cuenta que la base para comprender las peticiones a Dios se encuentran en la Sagrada Escritura: Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. (Mt 7, 7-8)

Debemos convencernos de pedir el auxilio divino con la oración

Dios escucha la oración por su bondad. Cuando oramos no lo hacemos sólo para pedir las gracias que necesitamos, pues Dios sabe lo que necesitamos. Cuando oramos lo hacemos para convencernos de que necesitamos invocar el auxilio divino y no para “convencer” a Dios de que nos ayude. Dios, en su presciencia, sabe el futuro, incluso de los actos humanos libres, pues los ve como libres. Es por esto que cuando oramos, pedimos los méritos para que podamos cumplir libremente la voluntad de Dios. O sea: “para lograr, actuando, determinados efectos, según el orden establecido por Dios.”  (S. Th. II/II q. 83. a.2)

Dios sabe que pedimos, Dios sabe si dará lo que se pide en libertad

Una parábola que dijo Jesús narra la historia de un hombre que llega  a casa de su vecino a pedir un pan para dar de comer a un amigo recién llegado. El hombre al que le pedían un pan ya estaba acostado y la puerta de su casa ya estaba cerrada. Es por esto que no quiso levantarse a atender a su vecino. Sin embargo, fue tanta la insistencia, que por fin se levantó y dio a su vecino el pan que pedía. (Lc 11, 5-8) De un modo semejante, Dios da a los que piden pero no por que se canse de escuchar súplicas, sino porque es un Padre providente y bueno.

Con nuestras oraciones no pretendemos cambiar la voluntad de Dios, que desde la eternidad sabe lo que pasará. Sin embargo, esto no impide que por la oración obtengamos los méritos para aceptar y hacer lo que Dios ha previsto pero que nosotros decidimos. (Cfr. S. Th. II/II q. 83 a.2 ad. 2)

Dios es un padre generoso

Las palabras de Jesús con tan elocuentes al respecto que no hace mucha falta dar una explicación extensa sobre el tema: “¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pescado, le da una serpiente? Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!” (Cfr. Mt 7:9-11)

Con estas bellas palabras entendemos que Dios es un Padre bueno, que a pesar de la maldad de sus hijos, quiere su bien y está dispuesto a dar lo necesario a quien se lo pida. Un punto en el que debemos poner atención es que Dios responde al que pide. El Evangelio no dice que Dios no escucha a quien no pide. Sin embargo, habla de la misericordia de Dios con el que pide.

La acción en la que se centra la oración es el reconocimiento de la propia pobreza frente a la riqueza de Dios. No es un reconocimiento humillante, sino uno que mira hacia la fuente de la plenitud y descubre la mano misericordiosa que lleva a beber directamente de esa fuente.

Al respecto, Santo Tomás de Aquino dice: ” Dios, por su liberalidad, nos concede muchos bienes aunque no se los hayamos pedido. Y el que quiera otorgarnos algunos, sólo en el caso de que se los pidamos, es para utilidad nuestra: para que así vayamos tomando alguna confianza en el recurso a Dios y para que reconozcamos que Él es el autor de nuestros bienes. De ahí lo que dice el (San Juan) Crisóstomo: Considera qué gran felicidad se te ha concedido y qué gran gloria es la tuya: hablar con Dios por la oración, conversar con Cristo, solicitar lo que quieres, pedir lo que deseas.

Artículo originalmente publicado por encuentra.com

Publicidad
Publicidad