Familia

Hilda, una especialista en preparar corazones para la Navidad

Descubre la receta de esa maestra peruana, cuyo ingrediente principal son los pequeños gestos de amor

Hilda, una especialista en preparar corazones para la Navidad

Encender las velas de una corona de Adviento no lo es todo para Hilda. Ella busca que los corazones de los pequeños comprendan el verdadero significado del “nacimiento de un niño” en un pesebre. La corona nos invita a hacer eterna la noche de Navidad. La directora de un centro educativo inicial en el Perú ha hecho de la escuela el mejor lugar para preparar el espíritu navideño.

Se trata de que al encender cada vela enciendan en sus corazones un gesto de amor, comenta para Aleteia, Hilda Mascaró, directora de la Cuna Jardín “San José y el Niño Jesús”.

Esta vez la familia Miranda Viñas acudió a la escuela y es que eran los encargados de prender la tercera vela de este tiempo de espera. Era un día especial para Alejandro Viñas, sus padres lo acompañarían en esta delicada misión.

Alejandro de 4 años estaba entusiasta. La noche anterior había escogido un juguete de los que acostumbra jugar para compartirlos con otros niños. “Este mes ponemos en práctica en la escuela la fe y la solidaridad”, expresó Hilda, psicóloga de profesión, que busca interiorizar de forma vivencial estos valores en los niños.

1996ca97-550f-416f-a150-6c03e0bf21d7

¿Quién cumple años?

Todo estaba listo. Los papitos ya habían llegado para el encendido de la vela. “Hoy encendemos nuestra tercera vela a la espera del nacimiento de Jesús”, enfatiza la profesora del aula Arco Iris, responsable de la actividad. Al finalizar Alejandro dejará su juguete para Jesús.

“¿Quien cumple años?”, pregunta la maestra de turno. Todos a viva voz: “El niño Jesús”, retumba en los oídos.

“¿Jesús espera que le compremos un juguete?”, es la inocente pregunta de un niño. “Espera, más bien que nos desprendamos de lo que más queremos y lo compartamos con alguien, como hoy ha hecho Alejandro”, responde la profesora.

“Nos pasa a veces este tipo de anécdotas, pero dentro de todo, logramos que la familia comparta con sus hijos durante el tiempo de espera a la Navidad un gesto de amor hacia los demás”, destaca Hilda.

Hablarles a los niños de fe no requiere de grandes discursos o reflexiones, ellos deben vivirla en tiempo real. Así lo interiorizan mejor. Siempre les digo: “Cómo se sentirían ustedes si fuera su cumpleaños y todos los niños invitados a la fiesta, en lugar de saludarlos se dirigen al payaso o quizás al globo que mamá colocó como adorno”, igual le pasa al niño Dios.

Luego de esto, los niños llegan a casa y les dicen a sus papás: en Navidad, es el cumpleaños del niño Dios, ¿qué le vamos a regalar? Es sorprendente da resultados.

En este centro educativo, todos los juguetes que logran recabar durante las cuatro semanas previas a la Navidad son destinados para ayudar a un grupo de jóvenes en su campaña social a Lurín en Chincha, al sur de Lima. Desde hace 15 años ponen en práctica el encendido de las velas de la corona de Adviento, con sorprendentes resultados, frente a la campaña de los centros comerciales que invaden a las familias con la adquisición del mejor juguete.

Fotos cortesía centro educativo San José y el Niño Jesús

Publicidad
Publicidad