Religión

Bonito video navideño, pero ¿de qué Jesucristo habla?

Coincidiendo con el Adviento, circula por las redes la campaña #iluminaelmundo. Conviene saber más sobre ella

Bonito video navideño, pero ¿de qué Jesucristo habla?

Capture Youtube

A finales de noviembre de 2016, coincidiendo con el inicio del Adviento cristiano, se ha empezado a difundir por Youtube y las redes sociales de Internet un vídeo breve que con el título “Sigue el ejemplo de Jesucristo. Comparte su luz”, presenta de forma bella el verdadero sentido de la Navidad –el Nacimiento de Jesús– y plantea su seguimiento al espectador. Rápidamente ha empezado a difundirse en los entornos católicos, quitándole su final.

¿Y por qué le quitan el final? Porque después de mostrar la etiqueta #iluminaelmundo, se puede leer claramente el mensaje publicitario “visita mormon.org para comenzar” y la firma de la producción: “la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” (IJSUD). Efectivamente: el vídeo lo han realizado los mormones. Y como ha señalado Vicente Jara, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) en un mensaje de aviso, “parece cristiano pero no lo es. Es de los mormones, que son una secta que se hace pasar por cristiana”.

Aquí el video, posteado (mutilado) por una parroquia católica:

 

Ahora bien –han dicho algunos católicos que lo difunden “mutilado”–, si suprimimos el anuncio final, el vídeo valdría porque lo que hace en el fondo es presentar la figura de Jesucristo, cuyo nacimiento celebramos en Navidad… y en último término valdría para evangelizar. Creo que las cosas no son tan sencillas, y por eso comparto esta reflexión que puede ayudar para el discernimiento.

Iconografía mormona… y algo más

Un detalle importante es el que ya señala Vicente Jara en su aviso: en el vídeo aparece “el templo mormón en el segundo 7, al inicio. Luego están otros aspectos de estilo ético, familiar, o la misma edición de las imágenes del video, tan típicamente suya, al menos para los que hemos visto algo más de 100 vídeos de la secta de Joseph Smith”.

El propósito es, según explican los documentos de la secta sobre la campaña, “celebrar y compartir la luz de Jesucristo con los demás”. Se basan en un discurso que dio el año pasado el presidente de la IJSUD, Thomas S. Monson, donde dijo que “al seguir el ejemplo del Salvador y vivir como Él vivió y enseñó, esa luz arderá en nosotros e iluminará el camino para los demás”.

Por parte de la IJSUD, la campaña navideña no sólo consiste en el vídeo, sino que éste va acompañado de otros materiales: un calendario de actividades de Adviento con propuestas concretas para cada día, tarjetas de obsequio para dar a todo el mundo invitándoles a participar, carteles para los tablones de los centros mormones de reunión… y hasta un gran anuncio en Times Square (Nueva York).

La finalidad proselitista de la campaña es clara, como se puede observar en una de las recomendaciones que dan a los miembros de la secta: “Presenta la iniciativa a tus familiares, amigos y vecinos e invítalos a que los misioneros les enseñen en su casa”.

Los materiales pretenden ser una llamada de atención para que la gente se interese por “averiguar más en cuanto al nacimiento de Jesucristo, Sus enseñanzas y Su misión”. Y se centran en distintas acciones de servicio a los demás, a imagen de Jesús, porque la campaña coincide con el LXXX aniversario del Programa de Bienestar de la IJSUD (su plan de acción social).

La Navidad de los mormones

Después de haber leído todo lo anterior, algunos cristianos pueden seguir pensando que si se elimina la referencia final a la secta, el vídeo sigue siendo válido porque, en definitiva, simplemente presenta la figura de Cristo e invita a su seguimiento. El mismo razonamiento que se podría utilizar con los materiales de cualquier confesión cristiana, ya que Jesús es el mismo, y es verdad.

Sin embargo, aquí la cosa es distinta, pues ese Cristo no es el de los cristianos, por mucho que lo nieguen los mormones. En primer lugar, veamos qué piensa la IJSUD de la Navidad. El paso siguiente será, como es lógico, comprobar quién es Jesucristo para esta secta.

El élder David A. Bednar, miembro del Quórum de los Doce Apóstoles (órgano que gobierna la IJSUD) ha afirmado en torno a esta campaña: “Tenemos todo tipo de luces en nuestras casas, en nuestros árboles, en nuestras mesas de comedor. Así que si unimos esas maravillosas tradiciones con la fuente de la verdad, incluso Cristo como la fuente de luz, toma sentido para todos nosotros que ese sería el tema que emplearíamos este año”.

Por lo que se ve, los mormones celebran la Navidad. Como explican en una de sus webs divulgativas, “los mormones creemos en la divinidad de Jesucristo y por ello, nos unimos al mundo para celebrar tal acontecimiento, a pesar de que no compartamos que Jesucristo nació un 25 de diciembre”.

¿Y cuándo nació Jesús, según los mormones? En su libro sagrado Doctrina y convenios (20:1) leemos que tuvo lugar “el sexto día del mes que es llamado abril”. ¿Y en qué se basan? En la revelación divina dada a su fundador, el “profeta” Joseph Smith.

Ya sabemos la fecha que proponen. ¿Y el lugar? Pues para los mormones, Cristo no nació en Belén. En el Libro de Mormón leemos: “Y he aquí, nacerá de María, en Jerusalén, que es la tierra de nuestros antepasados, y siendo ella virgen, un vaso precioso y escogido, a quien se hará sombra y concebirá por el poder del Espíritu Santo, dará a luz un hijo, sí, aun el Hijo de Dios” (Alma 7:10).

Jesús habría nacido, entonces, el 6 de abril en Jerusalén, lo que marcó el inicio de la era cristiana. En primer lugar hay que observar que contradice el dato bíblico del lugar de nacimiento, pues los evangelios señalan claramente a Belén. En segundo lugar, si bien la Biblia no da la fecha de la primera Navidad, es curioso que en Doctrina y convenios 20:1 se diga que Joseph Smith “organizó” la IJSUD justo 1830 años después del nacimiento de Cristo… cuando ahora sabemos que a la hora de fijar en la cronología el acontecimiento de la encarnación, hubo un desfase de varios años. Los principales estudios serios sitúan el nacimiento de Jesús en torno al 6 a.C.

Como curiosidad, cabe destacar también que, según los mormones, una colonia de israelitas (de la tribu de José) que salió de Jerusalén antes del exilio babilónico y arribó a Norteamérica fue destinataria allí de profecías y predicciones acerca de la venida del Mesías (hablan de “los profetas del hemisferio occidental”)… y cuando llegó el momento anunciado, la noche en la que Jesús nació en Judea, en América hubo claridad, además de aparecer una estrella y otros prodigios.

En otro orden de cosas, los mormones tienen algunas actividades especiales en estas fechas, como el Devocional de Navidad que realiza la primera presidencia de la IJSUD a comienzos de diciembre, un evento con himnos y discursos en torno al nacimiento de Cristo. Además, tienen actos locales en clave familiar y de servicio a los demás. Pero nada más solemne por la ocasión.

El Jesucristo de los mormones

Y llegamos a la cuestión fundamental. La IJSUD repite una y otra vez que es la verdadera iglesia cristiana –restaurada por Joseph Smith después de siglos desde que sucediera la gran apostasía, lo que significa que las confesiones cristianas son falsas–, y asegura que cree en la Trinidad y en la divinidad de Cristo (y así aparece claramente en sus “Artículos de fe”, el resumen de su credo). Pero si uno profundiza más en sus textos, en los que no muestran a la hora de acercarse a la gente, encuentra otras cosas. Veámoslas.

Los mormones afirman la preexistencia de Jesús, el Hijo de Dios, junto con el Padre. Pero resulta que ambos son de carne y hueso, y así Jesús era “un personaje de cuerpo físico”, según explicaba Joseph Fielding Smith (décimo presidente de la IJSUD). Es un dios, como el Padre, y ha creado diversos mundos y puede progresar en la vida gloriosa. Además, “Jesús es mayor que el Espíritu Santo, el cual está sometido a Él”.

En los libros mormones que presentan su verdadera doctrina podemos encontrar referencias a la preexistencia de todos los hombres antes de venir al mundo, lo que nos pone en un plano de gran semejanza con Jesús. Y esta semejanza aumenta al decir que “todos los hombres glorificados llegan a ser dioses”. Empezando por Adán.

Por si no hubiera quedado claro, leemos en el libro Doctrina de salvación también lo siguiente: “José Smith enseñó en cuanto a una pluralidad de dioses y que el hombre, al obedecer los mandamientos de Dios y al observar toda la ley, finalmente alcanzará el poder y la exaltación mediante los cuales también se tornará en un dios”.

¿Quién es Jesucristo, entonces, para los mormones? Un dios muy importante, ya que es hijo de Elohim, el Padre… pero “un” dios, al fin y al cabo. Por mucho que se presenten como cristianos, los mormones profesan un politeísmo en el que muchos hombres podrán llegar a ser dioses… y a vivir la poligamia –prohibida por la IJSUD en la tierra– en el cielo. Todo depende de la evolución de cada ser en la vida gloriosa. En el fondo, no hay diferencia entre Dios y nosotros en cuanto a la naturaleza, sino en cuanto al grado de perfección espiritual

¿Difundir el vídeo?

El vídeo, entonces, no habla del Jesucristo en el que creemos los cristianos de cualquier confesión. Yo me abstendría de publicarlo y difundirlo. Habrá gente que, aunque lo vea “mutilado”, investigue más y se acerque a una institución, la IJSUD, que no enseña la verdad sobre Cristo, y además intenta confundir en su estrategia proselitista.

Finalmente, el vídeo ha de ser para los cristianos, para los creyentes en el Hijo de Dios hecho hombre en el seno de María por obra del Espíritu Santo, una llamada a realizar productos de calidad y belleza que presenten la salvación en Cristo al hombre de hoy.

Para más información

– Luis Santamaría, “¿Son cristianos los mormones?”, Aleteia, 4/02/13.

– Vicente Jara, “Las creencias mormonas: politeístas y anti-creacionistas”, InfoCatólica, 24/06/12.

 

Publicidad
Publicidad