Aleteia

El sueño de este médico es que ningún niño muera antes de una atención oportuna

Facebook Fundación Proyecto Unión
Comparte
Comenta

Está impulsando la creación de un centro de atención de casos pediátricos complejos para los más necesitados en Colombia, ¿te animas a ayudarlo?

En Colombia cada año se diagnostican cerca de 5.000 nuevos casos de enfermedades pediátricas complejas como el cáncer, VIH-Sida y síndromes genéticos. El 30% de niños nunca inician tratamiento y el 20% lo abandona por ignorancia, pobreza y falta de oportunidad real por parte de sus seguros médicos. Como consecuencia la mitad de los niños colombianos diagnosticados mueren cada año.

Frente a esta dolorosa realidad el doctor Fernando Quintero sueña con hacer de Colombia un país mejor y ha querido compartir con Aleteia sus sueños que poco a poco se van haciendo realidad y que muy probablemente va necesitar de tu ayuda.

Recuperar la esperanza pérdida

Fernando creció en un hogar sencillo. De sus 14 hermanos fue el único que terminó una carrera. El joven Fernando viajó a la capital para estudiar Medicina en la Universidad Javeriana confiando en la providencia y en la buena fe de algunas personas. Logró graduarse con ayuda de becas, compañeros y profesores.

Hace 30 años este joven que deseaba ser médico decide dedicar su vida y su talento para atender a las poblaciones vulnerables sin acceso a salud.

En 1999, cuenta Fernando, con su diploma de grado en la mano, abre su primer consultorio médico en Ciudad Bolívar, luego un consultorio en la calle del cartucho para viejitos de la calle y posteriormente un consultorio en el río Bogotá Barrio Planadas para atender niños de familias desplazadas. Se encuentra con ancianos viviendo en las calles, niños desahuciados abandonados en hospitales, niños con cáncer y sin tratamiento alguno, niños con diferentes patologías crónicas y sin atención médica.

En el año 2000 crea la Fundación Proyecto Unión cuya misión es ayudar todos los días a alguien a recuperar la esperanza pérdida. Se define como un “emprendedor y visionario, sueña y trabaja buscando que un día ningún niño de Colombia se muera antes de ser atendido”.

Haciendo historia

La Fundación ofrece distintos programas con intención de atender en los distintos procesos y según las necesidades; es por ello que cuenta con varios locales especializados.

“Al Hogar Santa Rita de Casia llegan los niños que han sido abandonados en los hospitales por su familia y que tienen enfermedades de difícil manejo y son remitidos a nosotros por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para brindarles amor y cuidados durante el tiempo que sea necesario”, indica.

“A nuestra Casa de los Ángeles llegan desde regiones apartadas del país los niños a quien se les detecta patologías complejas y vienen a la capital en compañía de alguien de su familia para llevar a cabo su tratamiento, para quienes ofrecemos atención integral durante el proceso de recuperación”, prosigue.

“Las brigadas de salud llevadas a cabo en regiones apartadas apoyan los casos especiales trasladándolos a la capital para realizar diagnóstico y establecer tratamientos a sus enfermedades”, considera.

Por otra parte, en su madre también desarrolla una actividad destacada en el Comedor María e y en la Casa de la Esperanza, ambos espacios sirven para atender de manera digna a aproximadamente 260 habitantes de la calle.

Esta labor implica no sólo la consecución de recursos sino el tiempo de muchas personas que generosamente quieren dedicarse a esta obra sin remuneración alguna. Fuera de los administrativos y del equipo multidisciplinario se cuenta con un “voluntariado amoroso y decidido a cambiar en cada momento la situación de cada uno de los niños como si fueran propios, buscando con estos cuidados una mejor calidad de vida y en algunos casos acompañamiento para una muerte digna y cálida dentro de este hogar.”

“Desde hace varios años la labor de las personas que llegan a nuestra Casa a consentir, amar y suplir las necesidades básicas de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes se ha hecho imprescindible ya que somos los encargados de cambiar sus lágrimas por una sonrisa, de llenar su vacío con horas de abrazos y trabajar incansablemente por mejorar su calidad de vida.”

 Un pequeño aporte puede hacer la diferencia  

La Fundación Proyecto Unión sueña y trabaja para construir el Centro de Vida los Ángeles, unidad de atención médica y de investigación, para la atención de niños que sufren enfermedades como el cáncer y otras patologías complejas, que por diversas causas no reciben una atención digna, oportuna y continua, como un homenaje a las familias que tienen que luchar por la salud de sus hijos enfermos.

 Este Centro de Vida es el sueño actual del doctor Quintero, quien desde hace varios años viene solicitando la ayuda de personas naturales o empresas y organismos nacionales e internacionales para lograr la construcción, dotación y puesta en funcionamiento prontamente del hospital del futuro.

Fernando está convencido que las capacidades humanas son infinitas y en un momento de necesidad esto hace la diferencia”.

 “Que todos podemos ayudar a recuperar la dignidad humana con pequeñas acciones cada día. Que muchas personas no tienen nada en el mundo, pero sabemos también que hay muchas personas dispuestas a ayudarlas a recuperar la esperanza perdida. Que la sociedad es un todo y ayudar a curar una herida, produce bienestar en la familia, la sociedad y en el mundo entero. Que una sociedad que no cuida a sus niños y ancianos desvalidos y enfermos no tiene razones para sentirse orgullosa ni desarrollada. Que es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad. Creemos firmemente en la necesidad de crear puentes entre los seres humanos y apoyarnos en las necesidades”, afirma.

 Si te animas a colaborar con la Fundación Proyecto Unión no dudes en contactarlos: proyectounion.org

 

 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día