5 / 5
Júzgate con moderación
A veces juzgarse con severidad solo conduce a la desesperanza y al abatimiento. Es mejor que nos juzgue la persone que para nosotros constituye autoridad. Cuando uno vive con valores trascendentes, sabe que es Dios quien en último término lo juzgará. Mientras tanto, en la vida nos corresponde luchar, pedir perdón y rectificar, a la vez que uno pide ayuda.
+

© Lightfield studios - Shutterstock