1/12

Arcilla cubierta de plata

Es una imagen de 38 centímetros de arcilla cocida, aunque fue recubierta en plata para protegerla a principios de siglo XX.
2/12

Su imagen en mil lugares

Réplicas y versiones se han hecho y difundido por todo el mundo.
3/12

Facciones menudas y proporcionadas

En su moreno rostro sus ojos son grandes y azules. Quien más la amó y conoció desde el Negro Manuel, el padre Salvaire, describió sus “cejas negras arqueadas, nariz algo aguileña, boca pequeña y recogida, los labios iguales y encarnados cual rosa, las mejillas sonrosadas”.
4/12

Sus manos piadosas

La Virgen de Luján es una imagen orante, que reza e invita a la oración.
5/12

Azul

La Virgen se viste anualmente de celeste y blanco, colores propios de la Inmaculada Concepción, y de su manto, concluyen varios historiadores, nace la bandera argentina.
6/12

Quiso quedarse

Fue moldeada en San Pablo, ciudad fundada unos años antes por el apóstol del Brasil san José de Anchieta, y arribó en barco al puerto de Buenos Aires en mayo de 1630, para quedarse algunos kilómetros más adentro junto al río y desistir de viajar hasta su destino final en Santiago del Estero.
7/12
8/12
9/12

A dónde mira

Su mirada se dirige a la derecha.
10/12

Los colores de su ropa... y su corona

Debajo del vestido de tela con el que se la recubre y se recambia todos los años, la talla presenta de ropaje un manto de color azul con estrellas blancas. Debajo una túnica de color encarnado.

Su corona imperial dorada fue mandada a hacer a Francia por el padre Salvaire y luce, aunque diminutos, ocho escudos: los de Argentina, Uruguay, Paraguay, España, Pío IX, quien antes de ser Papa rezó ante ella, León XIII, que la bendijo, y los dos obispos argentinos que la coronaron en el siglo XIX.
11/12

El cielo mismo

Debajo de los pies de la imagen se hicieron unas nubes que cubren una media luna y de desde las que asoman el rostro de cuatro querubines con alas, tal como ve en algunas de las réplicas de la imagen sin recubrir que se ve en la santería junto al santuario.
12/12

Jorge María Salvaire propagador del culto de Nuestra Señora de Luján

La imagen original de la Virgen se conserva en su santuario de Luján, erigido por el impulso del padre Salvaire.