Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

1/31

Grafiti de un preso con la imagen de la Virgen

La torre del homenaje fue construida en el castillo de Villena por los cristianos, mientras que el emplazamiento y los muros son anteriores, de época almohade. El castillo ha sido testigo de numerosas batallas y en una de ellas se hizo preso a un hombre que buscó refugio en la Virgen de Villena, la de las Virtudes. Así quedó estampada y han pasado los siglos pero aún puede verse jjunto a una de las pocas ventanas de que dispone la torre, que tiene muros muy gruesos.
2/31

La Virgen de las Virtudes

Se le llama popularmente "la Morenica" por el tono cetrino de la tez. En su honor se celebran las fiestas de moros y cristianos del 4 al 9 de septiembre cada año. La historia cuenta que en 1474, a causa de la peste, los villenenses tuvieron que marcharse del pueblo y decidieron acogerse a la protección de un patrón. El nombre escogido de entre los que se habían depositado en un cántaro fue el de la Virgen de las Virtudes. Hoy cuenta con una ermita que está en proceso de restauración.
3/31

En la celda del castillo, un preso dibujó a la Virgen en la pared

Hace varios siglos, un preso dejó un dibujo muy especial en la pared de una de las plantas de la torre del homenaje del castillo (la que se usó como celda). Se trata de la imagen de la Virgen de las Virtudes, que está en la iglesia de Santiago, a la que los habitantes de Villena le tienen mucha devoción. Aquella imagen significó un rayo de esperanza para el encarcelado.
4/31

Las columnas torsas en la iglesia arciprestal de Santiago Apóstol

La iglesia arciprestal de Santiago Apóstol es una de las maravillas de Villena. Es de estilo gótico, muy blanca, amplia y con gran  entrada de luz natural. Su peculiaridad es que las columnas del edificio son torsas, una característica que solo se construyó en el reino de España de la Edad Media en otros dos edificios góticos civiles: las lonjas de Valencia y Mallorca. La visita es imprescindible.
5/31

Interior de la Iglesia de Santiago

La iglesia arciprestal de Santiago Apóstol se encuentra en el casco antiguo de la ciudad, junto a otros edificios relevantes. En el interior se encuentra la imagen de la Virgen de las Virtudes en un cuadro. A la izquierda está la capilla del Santísimo y al fondo el deambulatorio.
6/31

Italianos presos

La sala de la torre empleada como celda para los presos todavía revela testimonios del paso de algunos de ellos en sus paredes. De alguno de ellos se sabe que era de origen italiano por el mármol ajedrezado que dibujaba imitando las paredes de iglesias de su país.
7/31

La iglesia de Santa María desde el castillo

La altura del castillo ofrece una vista inmejorable desde las almenas. Puede verse el arrabal de la ciudad así como las iglesias de Santiago y Santa María, ambas de estilo gótico.
8/31

Visitas guiadas en el castillo

Para visitar el castillo es recomendable acudir a una de las dos oficinas de turismo. Una de ellas está junto a la iglesia de Santiago Apóstol y otra en el camino de entrada al propio castillo. La entrada cuesta 3 euros y permite la visita del castillo y el Tesoro de Villena, que es un tesoro de oro de procedencia íbera. El castillo es totalmente visitable y desde la planta más alta, entre las almenas pueden verse tres comunidades autónomas en un día despejado.
9/31

Iglesia de Santa María

En el casco viejo, a pocos minutos de Santiago Apóstol, se encuentra la iglesia de Santa María. Tiene una belleza singular. En la imagen, la vista aérea que ofrece desde el castillo.
10/31

¿De dónde viene la palabra "armario"?

En el muro del castillo de Villena, por la parte interior, pueden apreciarse unas hondonadas hechas entre piedras. Servían para guardar las armas y eran los "armarios". De ahí paso a denominarse así al mueble que hoy conocemos como armario y que sirve habitualmente para guardar la ropa o los enseres de la casa. En Villena los "armarios" del castillo fueron empleados tanto por musulmanes como por cristianos en distintas guerras.
11/31

El arte musulmán

Los arcos lobulares cierran el espacio más bajo de la torre del homenaje del castillo, construido a finales del siglo XII. Hoy sirve para que la visita turística disponga de medios audiovisuales.
12/31

Un grafiti de varios siglos

El castillo de Villena, también denominado Castillo de la Atalaya, domina la vista sobre tres comunidades autónomas actuales. Era un cruce de caminos importantes y un núcleo de población relevante. por eso todos los señores codiciaron su posesión. Alguien hace siglos (ya en la etapa cristiana puesto que se aprecia la torre del homenaje, que es posterior) lo dibujó en sus propias paredes.
13/31

El curioso mensaje un clérigo preso

En 1707 se produce la batalla de Almansa. Estamos en plena Guerra de Sucesión. Un preso deja escrito en una de las paredes de la celda: "Entró prisionero fr. Pedro de ?, sacerdote y predicador capuchino. Día de Cruz de Mayo de 1707. Oh desdichada España, que así tratas a los sacerdotes inocentes".
14/31

Vista a la Comunidad Valenciana y Murcia

Una de las aperturas de la Torre del Homenaje permite una vista simpar hacia la actual Comunidad Valenciana y hacia Murcia.
15/31

¿De dónde era el artista?

Cada grafiti encontrado en el castillo aporta datos acerca de su autor. En este caso, se trataba de alguien que conocía el modelo constructivo italiano, con el mármol ajedrezado.
16/31

Kilómetros desde lo alto

Siglos atrás, esta zona gozaba de gran cantidad de agua. La vista del castillo permitía ver grandes extensiones de huerta y campos cosechados.
17/31

La huella de los ataques del enemigo

Durante las guerras napoleónicas se emplearon armas de fuego. Pero hubo intención de derribar la torre del homenaje a golpes de bolaño. Un bolaño es una piedra de medio metro de diámetro, que se catapultaba.  El castillo, sin embargo, resistió puesto que los muros de la torre son de 3 metros de grosor.
18/31

Los bolaños que fueron arrojados

Los bolaños (bolas de piedra gigantes) que fueron arrojados a la torre quedaron en el interior del castillo. Algunos se ven hoy en el patio mientras que otros forman parte de algún muro porque se emplearon en construcciones posteriores.
19/31

Villena, de noche

El casco antiguo, de noche, con iluminación especial por Navidad y durante las fiestas de moros y cristianos.
20/31

La torre del homenaje

La torre del castillo permite una panorámica única sobre toda la zona y conecta con otros castillos próximos.
21/31

Mosaico hidráulico

En la oficina de  Turismo encontramos el mosaico hidráulico propio de las casas del siglo XIX. Su decoración geométrica nos recuerda a la estética árabe del pasado de Villena.
22/31

Puerta de Santiago Apóstol

Esta es una de las puertas de acceso a la iglesia de Santiago Apóstol, concretamente la que da a la plaza principal.
23/31

Las campanas

Las campanas acompañan la vida de los vecinos de Villena. Estas son las del campanario de la iglesia de Santiago.
24/31

Fiestas de moros y cristianos

Miles de turistas acuden cada año a ver las fiestas de moros y cristianos, en septiembre.
25/31

Preparados para rescatar el castillo

Las fiestas rememoran la recuperación del castillo de Villena, que estaba en manos de los musulmanes. Más de 13.000 personas pertenecen a las distintas cofradías.
26/31

Iglesia de Santa María

La iglesia de Santa María permite ver la estructura arquitectónica de sus naves desde lo alto del castillo.
27/31

Teatro Chapí

Se trata de una construcción noble, que todavía hoy sirve como teatro y ofrece un aspecto señorial con su terciopelo rojo en el interior. El nombre hace honor a Ruperto Chapí, villenense de nacimiento, músico y compositor. Fue autor de numerosas zarzuelas.
28/31

El tesoro de Villena

A comienzos de siglo, unas excavaciones (a consecuencia de unas obras) permitieron el descubrimiento del tesoro de Villena. Se trata de un conjunto de piezas íberas, en su mayoría de oro, de orfebrería. El tesoro está custodiado y puede visitarse, aunque muy pronto pasará a exhibirse en el futuro museo, junto a la estación del tren.
29/31

Noches con encanto

Vista panorámica de Villena de noche, con el castillo y varias calles del casco antiguo iluminadas.
30/31

Una presencia imponente

El castillo de Villena fue construido sobre roca a finales del siglo XII, cuando los almohades tenían poder sobre el sur de la península ibérica. Al ser derrotados por los cristianos, se levantaron más pisos en la torre del homenaje, que había de alojar a reyes y señores durante los siglos posteriores.
31/31

Un origen incierto

Los arqueólogos e investigadores se preguntan quién y con qué finalidad se guardaba el Tesoro de Villena. Guardado en una recipiente y enterrado, ha llegado intacto hasta nuestros días y no solo su precio es alto por el valor del oro sino por tratarse de una colección íbera y por presentar una bella decoración artística. José María Soler fue el promotor del estudio de piezas arqueológicas en Villena y contamos en la actualidad con el museo que presenta sus hallazgos.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.